Cerrar

x
Ir

Haiga

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión

Haiga

09 de Junio de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

El modo subjuntivo es el terreno de la irrealidad. Es magnífico porque allí caben nuestros deseos y dudas, es decir, la incertidumbre que define nuestra humanidad.

Para estudiantes extranjeros cuyas lenguas carecen del subjuntivo constituye un reto utilizarlo en sus distintos tiempos verbales: en presente, pretérito perfecto, pretérito imperfecto o pretérito pluscuamperfecto. Hay que ejercitarlo para que después se goce la dimensión de sus posibilidades. Por ejemplo, hace unas sesiones de clase, en el contexto alemán donde enseño gramática, practicamos el pretérito perfecto que se forma con el presente subjuntivo del verbo haber seguido del par...

Si algo es evidente en Guatemala, tanto para las élites como para la clase media vamos a llamarla ilustrada, es una indiferencia frente a la gramática y la literatura.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a