Cerrar

x
Hablemos de paternidad
Ir

Hablemos de paternidad

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
16 04 19

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Cuando eras chico, era normal ver a tu papá tomando las decisiones, pegando algún que otro grito y, en el peor de los casos, llegando borracho.

Es más: en algunas ocasiones te mandaron a traerlo de la cantina. No pasaba seguido, pero te sirvió para aprender, sin que nadie tuviera que decírtelo, que eso él lo hacía porque podía. Vos sabías que tu mamá se enojaba por eso, pero que luego se le pasaba, que se le tenía que pasar. Al fin y al cabo, es tu viejo. Cuando te preguntan, decís que creciste «sin violencia», que tu mamá y tu papá eran felices. Porque, en realidad, lo que hacés es repetir el discurso que te enseñaron. A mí me gusta...

Te seguís negando a ver cómo has repetido el molde de la paternidad hegemónica, ese que sigue formando hombres violentos y mujeres que deben ser protegidas.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor ...
Autor
a
a