Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Guatemala: la cambiante cara del narco
Ir

Guatemala: la cambiante cara del narco

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Guatemala no es Colombia, donde el Plan Colombia (con la captura de extraditables y la destrucción de los laboratorios de coca) contribuyó a desatar la guerra entre cárteles y una etapa de narco-violencia sostenida. Luego transformó a los cárteles en pequeñas células que dejaron la producción en manos de un sector de la guerrilla y de los paramilitares. Pero Guatemala tampoco es México, donde la dimensión de los cárteles es mucho mayor y su interacción con las autoridades, más compleja. Guatemala es un animal distinto. Pero, ¿qué es? Y ¿por qué?
Uno de los detonantes de la recomposición del narco en la región surgió de EE.UU. en 2003, con la captura de Osiel Cárdenas Guillen, líder del Cartel del Golfo en México, y su extradición en 2007, y las pugnas internas en el cartel. Cárdenas dirigía una organización vertical, una narco-dictadura.
Los ocho agentes de la Policía Nacional Civil asesinados en la sub estación de Salcajá.
A lado del edificio de la Municipalidad de Salcajá se encuentra la sede de la sub estación de la Policía Nacional Civil.
La Policía Nacional Civil capturó a nueve personas sindicadas del ataque a nueve policías en Salcajá.
Uno de nueves presuntos responsables del asesinato de los agentes en Salcajá.
La Policía Nacional Civil capturó a nueve personas sindicadas del ataque a nueve policías en Salcajá.
Miguel Treviño Morales (alias “Z-40”) fue capturado el 16 de julio en México.
La captura del líder de los Zetas en México, Miguel Treviño Morales (alias “Z-40”), afecta las operaciones de los Zetas en Guatemala.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 23 mins

Los narcotraficantes sobreviven bajo una premisa: la adaptación al cambio. Los agentes de cambio surgen de la interacción entre los traficantes y las autoridades, así como entre las estructuras del narcotrafico, a nivel regional. El grupo que no se adapta, no sobrevive. El resultado es un coctel molotov con consecuencias planificadas e inesperadas, en el que hasta las autoridades pueden actuar como un acicate si se corrompen, o incluso si hacen su trabajo. Estas circunstancias han redibujado el narcotráfico en Guatemala en los últimos cinco años, y dejaron grupos fraccionados, nuevos actores y su conquista violenta de territorios, y el desplazamiento de actores tradicionales.

El ataque contra nueve policías en Salcajá, Quetzaltenango, el 13 de junio, pareció un déjà vu—algo que ya habíamos visto. Pero también parecía algo más grave: una posible señal de que los Zetas incursionaban en el Occidente de Guatemala, tras asegurar la ruta de la Franja Transversal del Norte –puente entre Honduras y México– y disputar el Oriente del país. 

El caso involucró el asesinato de ocho policías en plena subestación, y el secuestro de un subinspector de policía...

Autor
Autor
a
a