Fraudes electorales, ¿cosa del pasado? | Plaza Pública

Cerrar

Ir

Fraudes electorales, ¿cosa del pasado?

Desde tiempos del conflicto armado y de la «transición democrática» de 1985, no se había tenido en Guatemala una experiencia de fraude tan abierta y descarada como la de las elecciones a rector en 2022
Tipo de Nota: 
Opinión

Fraudes electorales, ¿cosa del pasado?

05 de Agosto de 2022
Palabras clave

Aunque la democracia no equivale a elecciones, sin procedimientos que garanticen elecciones libres, imparciales y frecuentes para cargos públicos, no existe democracia.[1] Los fraudes, que se pueden entender como acciones ilícitas destinadas a alterar los resultados electorales, son «cosas del pasado». ¿O no?

 

Vale la pena reflexionar que no han existido acusaciones generalizadas de fraude en el período que inicia con la llamada «transición democrática», inaugurada con las elecciones a Asamblea Nacional Constituyente en 1984. Aunque existió a) un régimen restringido de participación dada la exclusión de expresiones de izquierda radical originada por la tutela militar y la continuidad del conflicto armado en la parte inicial de la transición, b) se produjeron intentos de golpe de Estado en el gobier...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a