Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Ese mar de corazones rotos
Ir

Ese mar de corazones rotos

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
16 04 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Cuando una persona decide estudiar medicina, ha pasado ya por muchos momentos de reflexión. Las preguntas quién soy y adónde quiero ir tienen para entonces una respuesta clara y precisa.

Nadie ingresa a una escuela de medicina para aprender a hacer daño o a no atender a un necesitado. Por el contrario, el discernimiento ha llevado a esa persona a la plena conciencia de la entrega al bien de los demás y está convencida de que el sacrificio será uno de los sinos de su vida.

Hace no más de diez días, ciertos medios de prensa y muchas personas en las redes sociales se encarnizaron en contra de un médico residente de cirugía del hospital Roosevelt, a quien acusaron falsamen...

Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a