Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la http://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: http://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online http://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

-A A +A
redes sidebar

El Salvador: Espejismo del avance en igualdad de género

Podría pensarse que nuestro país está avanzando en el logro de la equidad e igualdad de género, puesto que en los últimos años se han aprobado normativas en el marco de garantizar los derechos de las mujeres, por ejemplo en 2010 se aprobó la Ley Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, y a inicios de 2011 se aprobó la Ley de Equidad e Igualdad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres, y se ha implementado el programa presidencial Ciudad Mujer. Pero en la realidad actual esto podría convertirse en un mecanismo ideológico (un velo) que impida ver u oculte la realidad desigual entre hombres y mujeres que continúa profundizándose.

Por Evelyn Patricia Martínez

Sostenemos que no hay un avance sustantivo en la emancipación de los derechos de las mujeres en nuestro país, puesto que la institucionalidad vigente, las políticas y programas implementados no atacan las causas y las raíces que fundamentan a la sociedad patriarcal, y únicamente se quedan en el ámbito del asistencialismo y la pompa mediática.

La semana pasada se realizó en nuestro país una consulta regional de los países de América Latina y El Caribe, en la cual se reunieron mandatarias de toda la región para unificar criterios y presentar ante la ONU, en marzo próximo, recomendaciones para avanzar en la prevención y eliminación de la violencia de género, las cuales estarían en sintonía a lo ya establecido en las convenciones internacionales CEDAW y Belem do Pará, las cuales han sido ratificadas por el Estado salvadoreño. En dicho evento el presidente Funes y su esposa recalcaron los esfuerzos que se están haciendo desde el gobierno en esta temática, y su compromiso por combatir la violencia hacia las mujeres. Paradójicamente el mismo día de dichas declaraciones, se conoció que la Asamblea Legislativa le devolvió el fuero al vergonzoso personaje Rodrigo Samayoa, luego que la Cámara de lo Penal resolviera que las expresiones de violencia contra la mujer son consideradas como delitos “no graves”, e incluso se señaló restituirle los salarios y prestaciones no devengados durante el tiempo que fue desaforado. Si fuese realmente cierto el avance en materia de equidad e igualdad de género, ¿por qué se sigue premiando a los victimarios y castigando a las víctimas?, y lo más indignante es que los casos como este son muchos en nuestros país.

El Programa “estrella” Ciudad Mujer impulsado por el gobierno actual, supuestamente creado para combatir la violencia de género y lograr el empoderamiento y autonomía económica de las mujeres, se queda en el mero asistencialismo (económico, sicológico, médico); pero no está diseñado para erradicar el problema del acceso y control de los recursos económicos y productivos de las mujeres (salarios, propiedad de la tierra, agua, etc.); mucho menos garantiza la autonomía y goce de los derechos sexuales y reproductivos, y tampoco promueve la distribución equitativa de los tiempos que hombres y mujeres dedican al trabajo del cuidado y al trabajo “productivo”. Ni está pensado para erradicar el marco condicionante de los valores e instituciones patriarcales. En ese sentido no hay un avance en el establecimiento de una igualdad real entre hombres y mujeres.

La situación de desigualdad de género se sigue profundizando en los últimos años en nuestro país. En la última Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples de 2011, es visible que las tasas de analfabetismo, los niveles salariales, la propiedad de la tierra y las labores del trabajo del cuidado, entre otros, siguen siendo desfavorables y más precarias para las mujeres en comparación con los hombres. Es decir ha habido una profundización de las desigualdades de género en los últimos años, si comparamos los años de 2009 y 2011. Esto por supuesto que son expresiones de violencia y discriminación hacia las mujeres, y supone la violación de sus derechos por parte del Estado.

 

Tabla 1: Indicadores sobre desigualdad de género en El Salvador

Indicador

2009

2011

Mujeres

Hombres

Mujeres

Hombres

Tasa de Analfabetismo

16

11.6

15

10.2

Tasa de asistencia Escolar

30.1

34.7

     30.1

     34.9

Porcentaje de productores/as
agrícolas con propiedad de tierra

15

85

14

86

Porcentaje en las responsabilidades domésticas

97.9

2.1

98

2

Salarios promedios ($)

247.06

303.52

244.23

291.67

Fuente: elaboración propia en base a EHPM 2009 y 2011

 

En cuanto a los derechos sexuales y reproductivos, se registra que en 2012 aumentaron los casos de violencia sexual en un 7.7% comparado con 2011. Asimismo, datos de la UNFPA señalan que el suicidio en adolescentes de 10 a 19 años es la tercera causa de muerte materna en nuestro país, y a esto se le añade los niveles de deserción escolar por embarazos, los cuales muchos de ellos son a causa de violaciones sexuales.

Podríamos afirmar que incluso el gobierno actual ha realizado acciones que van en contra de los derechos de las mujeres. Por ejemplo, se opone a revisar leyes relativas a la despenalización del aborto, aunque ello implique pisotear la dignidad de las mujeres e incluso ocasionarles la muerte como en el caso de Manuela. El Salvador es uno de los cinco países en América Latina que castigan absolutamente el aborto, junto con Nicaragua, Honduras, Republica Dominicana y Chile.

Tampoco se nos olvida que el mismo Presidente Funes se opuso a la prohibición de las cachiporristas en los desfiles públicos, medida que buscaba propiciar la erradicación de la violencia simbólica hacia las mujeres, e ir deconstruyendo la idea cosificada del cuerpo de las mujeres que promueve esta sociedad patriarcal machista.

Otra pregunta que nos deberíamos hacer es ¿por qué el Estado salvadoreño no ha ratificado el Protocolo Facultativo de la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW)?, recordemos que este Protocolo es un tratado anexo a la CEDAW aprobado por la ONU en 1999, el cual crea mecanismos internacionales de protección de los derechos humanos de las mujeres. Asimismo obliga a los Estados a rendir cuentas en el ámbito internacional, y abre la posibilidad de recurrir al derecho internacional sino se encuentra justicia internamente en el país. En América Latina sólo 4 países faltan por ratificarlo: Chile, Honduras, Nicaragua, y El Salvador.

El Salvador ya ha recibido una demanda internacional ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el caso de Manuela, una mujer pobre que murió en la cárcelluego de haber sido condenada a treinta años de prisión por haber sufrido un aborto debido a una enfermedad no detectada, una muerte evitable y todo porque la ley penaliza toda forma de interrupción del embarazo. La demanda busca que se haga justicia y haya reparación a la familia de la víctima. Pero al no estar ratificado el Protocolo de la CEDAW los procesos de investigación del caso y los procesos de reparación pueden verse obstaculizados, puesto que el Estado no está obligado a responsabilizarse de la facilitación de estos procesos.

Falta mucho camino por recorrer para lograr la igualdad real de hombres y mujeres en nuestro país. Ojalá las recomendaciones que se hagan a la ONU en la convención de marzo sean tomadas en cuenta no sólo en los discursos políticos e ideológicos, sino en la ejecución de políticas y leyes, y en los programas y presupuestos de los Estados, que realmente respeten y promuevan los derechos de las mujeres. Pero como sabemos, en juego también están relaciones de poder y dominación de clase y de género, y que para enfrentarlas necesita de la articulación de las diferentes agendas de lucha feministas, y también de la solidaridad de todos y todas quienes creemos en la dignidad y la liberación de la humanidad en su conjunto.

 

(*) Colectivo de Estudio de Pensamiento Crítico (CEPC)

*El anterior es reproducido con autorización de Contrapunto.