Cerrar

Ir

El problema urbano: ¿invertir, vivir o sufrir?

Las ciudades centralistas no son espacios para el desarrollo humano integral, y las ruralidades son efecto del sistema colonial: nichos de pobreza, abandono y exclusión.
Tipo de Nota: 
Opinión

El problema urbano: ¿invertir, vivir o sufrir?

12 de Octubre de 2019

Las ciudades, las villas, los pueblos y las milpas son formas coloniales de aglomeración humana, creadas para preservar el poder de las élites, monopolizar la producción y el consumo, arrebatar la tierra, controlar y aumentar los tributos, aprovechar mano de obra semiesclava y barata y consolidar la ideología cristiana y la universalidad del pensamiento occidental a costa del genocidio de los pueblos ancestrales.

Redes-lateral

La división política administrativa actual —departamentos, municipios y fronteras nacionales— siguió la lógica de conformación espacial y social para controlar territorios, sociedades, el poder político y los recursos naturales. Los límites comunitarios no fueron de interés (de ahí los conflictos actuales).

Las grandes ciudades, hoy desordenadas, precarias en servicios públicos [1], productoras de contaminación, sufriendo violencia e insegu...

Autor



Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico