Cerrar

Ir

El perreo de la discordia

Al final, el intérprete llenó la expectativa del estereotipo en la industria musical. Una vez más se posicionó mediáticamente a través de la cosificación y sexualización de la imagen «femenina» como parodia.
Tipo de Nota: 
Opinión

El perreo de la discordia

03 de Abril de 2020

Redes-lateral

A nadie ha dejado indiferente Yo perreo sola, del puertorriqueño Bad Bunny, que ha causado una pléyade de críticas positivas y negativas desde diversos sectores, así como interpretaciones ambiguas, tanto entre las mujeres que no se identifican con el movimiento feminista como entre quienes sí se consideran parte de este, respecto a los aspectos que se deben valorar en esta peculiar performance audiovisual.

El lenguaje utilizado (gestual, visual, articulado) no debería dejar de causar cierta preocupación, ya que puede generar discordia en comentarios como el emitido en España por la exdiputada Carla Sierra, quien expresa: «¿Por qué es importante el vídeo de Bad Bunny? Porque habla de tías que se lo pasan bien solas y defiende, desde una música asociada a la masculinidad hegemónica y a la cultura machista, el derecho de las mujeres a perrear sin aguantar a babosos»; o el publicado por u...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a