Cerrar

Ir

El muro, la estrella roja y el gato

Me sigo sintiendo un gato que arremete contra una carnada insustancial que decide mostrarme alguien sin nombre.
Tipo de Nota: 
Opinión

El muro, la estrella roja y el gato

13 de Junio de 2020

Redes-lateral

A Natasha le gustaba mucho la presencia de él. No sé si lo suyo era disimulo, pero no mostraba sus emociones a la primera. Comenzaba a delatarse cuando dirigía su mirada al muro.

Él, de visita, no podía darle su atención desde el principio. Había que saludar al resto de la familia, responder algunas preguntas de rigor y esperar a que los adultos regresaran a lo suyo. Rafita, el segundo hijo, se levantaba del sillón y se apostaba al final de la sala para vigilar. ¡Dale, pues! Y el amigo visitante se llevaba la mano a la bolsa. Natasha rompía su solemne y mostraba abiertamente su excitación.

Siempre era lo mismo. Actuaban como autómatas.

Al sacar el pequeñ...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a