Cerrar

Ir

El mito de los siete años y la crisis de la cobertura escolar

La tasa bruta de inscritos, en este caso de primero primaria, se obtiene relacionando el total de inscritos, sin importar la edad, con el total de infantes de siete años para el año correspondiente.
Tipo de Nota: 
Información

El mito de los siete años y la crisis de la cobertura escolar

Tiempo aproximado de lectura: 9 mins
Historia completa Temas clave

En los últimos años han sido muchas las críticas al Ministerio de Educación (Mineduc) por no proponer una política adecuada para recuperar los índices de cobertura escolar que, supuestamente, se habían llegado a alcanzar entre 2008-2010.

Redes-lateral

En la última década el Ministerio de Educación (Mineduc) ha mejorado sus bases de datos al asignar a cada alumno un único número de identificación, sin embargo, o posiblemente debido a ello, al compararse esas informaciones con las producidas por otras instancias del Estado, como el Instituto Nacional de Estadística (INE), los resultados no reflejan lo que los funcionarios del Mineduc creen estar alcanzando, con lo que el debate ha caído en un punto muerto por falta de información confiable e interés del Ministerio por ofrecer a la sociedad informaciones certeras y confiables.

El punto de partida de toda la discusión es la llamada tasa de cobertura del nivel primario, que se ha calculado tomando el total de estudiantes inscritos en el nivel en un año determinado, tanto en el sector público como privado, sin importar el grado en el que se encuentren, dividiéndolo entre el total de niños que para ese año se supone existan en el rango de edad que corresponden a la primaria (de 7 a 12 años).  Comúnmente hay muchos niños mayores de esa edad cursando la primaria, por lo que la relación entre ese total de inscritos y los que se supone existen en el rango de edad se le llama tasa bruta y puede llegar a superar el cien por ciento.

Al margen de las escasas justificaciones del Mineduc, la inscripción de niños en primer grado de primaria en los últimos años ha mostrado una evidente tendencia a la baja a partir de 2009 (como puede verse en el Cuadro 1). Si el supuesto legal es que en primer grado deberían encontrarse los niños con siete años cumplidos, en la realidad pueden haber niños de seis años, así como de ocho, nueve y hasta de 13 años o más. En el período analizado, la proporción de niños con siete años cumplidos en los últimos años se ha incrementado levemente, pasando de 47.9% en 2007 a 52.1% en 2014, con una presencia mucho menor en los años cuando la matrícula ha aumentado, en particular en 2009.

 

Cuadro 1: Número de inscritos en primero primaria
 Año Inscritos Total Inscritos Netos (7 años)
Total %
2007 614950 294323 47.9%
2008 626282 297446 47.5%
2009 675881 301500 44.6%
2010 618821 281919 45.6%
2011 580944 250732 43.2%
2012 529135 246770 46.6%
2013 501487 246765 49.2%
2014 489157 254923 52.1%
Fuente: elaboración propia a partir de los datos presentes en los anuarios estadísticos del MINEDUC
 
Podría suponerse que buena parte de los que no tienen siete años cumplidos tendrían seis, estando próximos a cumplir los siete al haber nacido en los primeros meses del año. Pero al observar los datos del cuadro 2 se nota que el porcentaje de estudiantes menores de siete años era para 2013 de solo 20.2%.  Si se suman el porcentaje de estudiantes con siete años cumplido, el 49.2%, con los menores, se tendrá que 69.4% de los inscritos tienen la edad casi adecuada para ingresar a primero primaria. La proporción de mayores resulta así significativa, la que pudo haber sido aún mayor en aquellos años en los que la matrícula en primer año aumentó y hubo además decrecimiento significativo de los de siete años (2009-2011).

¿Dónde están los estudiantes de siete años? Si bien la cantidad de estudiantes de siete años de primero primaria para 2013 era de 246,765, el Mineduc reportó también que tenía inscritos en toda la primaria un total de 332,727 estudiantes con siete años cumplidos, es decir que 74.2% de los estudiantes de siete años estaban en primero. El 26% restante se encontraba en segundo y tercero y, extrañamente, algunos otros en grados superiores.

Este característica del sistema educativo guatemalteco de tener diferentes edades en cada grado, en espacial en primero primaria, es un indicador de la pobre estandarización de la educación, ya que el sistema no logra cumplir con la norma de que los niños de siete años estén en primero primaria, lo que no es un simple capricho, ya que los grados van relacionados a un determinado desarrollo de la persona.

Cuadro 2 Inscripción Inicial por grado según edad (2013)
Edad Inscripción Inicial
Total Primero Segundo Tercero Cuarto Quinto Sexto
Total 2,476,379 501,487 444,120 427,080 401,557 369,890 332,245
6 años y menos 105,503 101,623 2,900 491 284 128 77
7 años 332,727 246,765 81,170 3,962 505 220 105
8 años 351,660 86,893 183,343 76,561 4,353 367 143
9 años 350,591 34,715 85,808 156,428 69,380 3,987 273
10 años 362,110 16,166 46,228 86,972 143,778 64,869 4,097
11 años 359,484 7,827 23,353 50,814 83,284 133,630 60,576
12 años 303,524 4,167 12,019 28,392 51,913 79,523 127,510
13 años 170,545 1,937 5,645 14,054 28,293 48,510 72,106
14 años y más 140,235 1,394 3,654 9,406 19,767 38,656 67,358
Fuente: Tomado del anuario estadístico del MINEDUC http://goo.gl/TcT5V8

La tasa bruta de inscritos, en este caso de primero primaria, se obtiene relacionando el total de inscritos, sin importar la edad, con el total de infantes de siete años para el año correspondiente.  La tasa neta de inscritos, en cambio, se obtiene relacionando los niños con siete años cumplidos, inscritos en primero primaria, con el total de niños con esa edad. Lo común ha sido considerar para este caso las proyecciones estadísticas del INE hechas a partir del último censo (2002). Este ha sido el dato utilizado hasta ahora para analizar la matrícula escolar y, en consecuencia, definir las políticas públicas de cobertura, que implican decisiones sobre contratación de nuevos maestros y construcción de infraestructura.

[frasepzp1]

Sin embargo, si se toman en cuenta las informaciones de niños nacidos por año según los registros del Registro Nacional de las Personas (RENAP), los datos son marcadamente diferentes (como puede verse en el Cuadro 3), lo que vendría a influir de manera drástica en los cálculos de las tasas brutas y netas de cobertura e inscripción escolar. Lamentablemente la información de RENAP no ofrecen datos para los años anteriores a 2005, por lo que las comparaciones sólo pueden hacerse a partir de los nacimientos registrados ese año, tomando en cuenta, además, que no se restan las defunciones, que si bien pueden ser informadas a RENAP, éste aún no las contabiliza públicamente.

Cuadro 3
Diferencia entre la proyección del INE y los inscritos en RENAP
AÑO INE RENAP DIFERENCIA
Nacimiento/Inscrito 1er grado (7 años cumplidos) Personas %
2005/2013 418,712 374,066 44,646 11.94%
2006/2014 423,847 368,399 55,448 15.05%
2007/2015 428,730 366,128 62,602 17.10%
2008/2016 433,344 369,769 63,575 17.19%
2009/2017 437,655 351,628 86,027 24.47%
2010/2018 441,691 361,906 79,785 22.05%
2011/2019 445,480 373,692 71,788 19.21%
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos presentes en la página del INE y del documento Proyecciones de Población, Censo 2002

Las diferencias saltan a la vista. Para los nacidos en 2005, y que deberían estar inscritos en 2013, la diferencia entre la proyección del censo y los datos reportados por RENAP es de 44,646 niños, que equivale a 11.94% menos de la proyección, y para los nacidos en 2007, que cumplirían los siete años durante todo 2014 y se deberían inscribir en primero primaria este año de 2015 la diferencia equivale a un 17.1% menos, según las proyecciones del INE. Como puede verse, hay una tendencia de aumento del error de la proyección, qué solo en tres años (2005-2007) es de cinco puntos porcentuales, la que si bien posiblemente tiende a reducirse si vamos hacia atrás en el tiempo (nacidos 2004, 2003) conforme nos acercamos al año del censo, cuando estemos más lejos de él esa proporción tenderá a aumentar drásticamente.

Cuadro 4 Tasa de inscripción para primero primaria 2007-2015  
Año Total de Inscritos en 1o Total de 7 años Tasa Bruta 1o Primaria Tasa Neta 1o. Primaria  
INE RENAP INE RENAP  
2007 614,950 294,323 162.1% ND 77.6% ND  
2008 626,282 297,446 161.8% ND 76.8% ND  
2009 675,881 301,500 171.3% ND 76.4% ND  
2010 618,821 281,919 154.2% ND 70.3% ND  
2011 580,944 250,732 142.6% ND 61.5% ND  
2012 529,135 246,770 128.0% ND 59.7% ND  
2013 501,487 246,765 119.8% 134.1% 58.9% 66.0%  
2014* 489157 254,923 115.4% 132.8% 60.1% 69.2%  
2015* 493895 ND 115.2% 134.9% ND ND  
Fuente, elaboración propia a partir de los anuarios estadísticos del MINEDUC de los años 2007 al 2013, para los años 2014 y 2015 solo se usaron datos de reportes estadísticos del MINEDUC donde no se tiene el dato exacto de los inscritos con 7 años cumplidos para el 2015.  
 
 

Con esos datos podemos ver que según se usen las proyecciones del INE o los datos  registrados del RENAP la proporción de niños de siete años cubiertos por el sistema escolar varía significativamente, lo que no quita que, al usar el dato de niños que efectivamente tienen siete años y no incluir junto a ellos a los menores, las tasas continúan siendo alarmantes (como puede verse en el Cuadro 4).

Si se consideran los datos del INE en primer grado el sistema escolar ha estado dejando de fuera cada año a 40% o más de los niños de siete años cumplidos; si se consideran las informaciones suministradas por RENAP, que pueden considerarse más apegadas a la realidad, esa proporción tiende a disminuir, pero aun así continua dejando fuera a un poco más del 30% de los niños de siete años cumplidos.

Por otro lado, si se toma el total de estudiantes de siete años presentes en primaria, independientemente del grado en que se encuentran, y se operan con los datos de personas nacidas por año del RENAP y la proyección del INE se observa que del total de la población con siete años cumplidos el sistema escolar cubre a 80% de los niños, según los datos del INE, y a  89% con los datos del RENAP para 2013, el único año para el cual pueden hacerse las comparaciones (ver Cuadro 5).

Cuadro 5 Cobertura educativa de la población de 7 años en cualquier grado de primaria
Año Inscritos de 7 años en cualquier grado de primaria Población de 7 años Cobertura
INE RENAP INE RENAP
2007 348,683 379478 ND 91.9% ND
2008 351,589 387126 ND 90.8% ND
2009 361,360 394505 ND 91.6% ND
2010 344,347 401297 ND 85.8% ND
2011 344,836 407489 ND 84.6% ND
2012 340,026 413277 ND 82.3% ND
2013 332,727 418712 374,066 79.5% 88.9%
Fuente: elaboración propia a partir del reporte estadístico del MINEDUC y datos del INE y RENAP.  Para el año 2015 aún no se tienen los datos depurados.

Ahora bien, si se toman no sólo a los estudiantes de siete años cumplidos, sino también los que no los han cumplido aún, es decir de siete años o menos, se tiene que para 2013 la inscripción neta, usando la proyección del INE sería de 83.2% y utilizando los datos de RENAP la tasa neta de inscripción en primero primaria sería de un 93.13%. Pero esto sería un error ya que el cálculo se hace tomando en cuenta únicamente el total de personas de siete años en la proyección para el años correspondiente o de los nacidos siete años atrás, sería válido si se tomara la proyección del total de personas con seis y siete años de edad o el total de nacidos siete y seis años atrás.

La situación de los menores, en particular de aquellos de seis años es aún catastrófica, pues si bien algunos de ellos pueden estar siendo atendidos por las escuelas públicas o privadas de pre-primaria, que muchos de ellos compartan aulas con los de siete años, no sólo está haciendo más difícil la tarea de los docentes de primer año sino que, lo más preocupantes, estos niños no están recibiendo la atención que su proceso de aprestamiento estaría exigiendo.

En la actualidad el uso de las proyecciones del censo de 2002 es ya inútil y disfuncional para el diseño de políticas públicas, por lo que resulta evidente que la próximo administración educativa, en tanto no se realiza un nuevo censo nacional de población, deberá realizar sus cálculos y definir sus políticas  haciendo uso de las informaciones de RENAP, debiendo establecer con urgencia acciones que permitan llevar a las aulas a ese enorme contingente de niños que, con siete años cumplidos, no llegar a primero primaria.

M Sc en Sociología, FLACSO México.  Profesor e investigador de la Escuela de Ciencia Política USAC. Excoordinador del área de educación de FLACSO Guatemala (2008-2010). El autor agradece al Dr. Virgilio Álvarez los comentarios y observaciones a las distintas versiones del texto.

Autor
Autor
a
a