Cerrar

Ir

El legado de la juventud universitaria a un año de la rebelión de abril

Las ansias de producir —en lugar de esperar— un cambio vinieron de los que no tenían compromisos con el régimen: estudiantes universitarios.
Tipo de Nota: 
Opinión

El legado de la juventud universitaria a un año de la rebelión de abril

18 de Abril de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Redes-lateral

Durante 12 años el FSLN retornado al poder quiso presentarse bajo la apariencia de un ogro filantrópico que, empapado de petrodólares, salpicaba a su variada clientela.

Los beneficiarios del sistema orteguista hicieron caso omiso del desmantelamiento de la institucionalidad, de la represión en zonas rurales y del creciente autocratismo. A su juicio, no valía la pena rebelarse. Había que esperar a que «la biología hiciera su trabajo», como dijo un empresario aludiendo a esa muerte de Ortega siempre inminente y nunca un hecho. A todas luces, el dictador ya estaba en su otoño. Pero un otoño más largo y cruento que cinco inviernos.

Las ansias de producir ...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico