Cerrar

Ir

El legado de la juventud universitaria a un año de la rebelión de abril

Tipo de Nota: 
Opinión

El legado de la juventud universitaria a un año de la rebelión de abril

18 de Abril de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Durante 12 años el FSLN retornado al poder quiso presentarse bajo la apariencia de un ogro filantrópico que, empapado de petrodólares, salpicaba a su variada clientela.

Redes-lateral

Los beneficiarios del sistema orteguista hicieron caso omiso del desmantelamiento de la institucionalidad, de la represión en zonas rurales y del creciente autocratismo. A su juicio, no valía la pena rebelarse. Había que esperar a que «la biología hiciera su trabajo», como dijo un empresario aludiendo a esa muerte de Ortega siempre inminente y nunca un hecho. A todas luces, el dictador ya estaba en su otoño. Pero un otoño más largo y cruento que cinco inviernos.

Las ansias de producir ...

Las ansias de producir —en lugar de esperar— un cambio vinieron de los que no tenían compromisos con el régimen: estudiantes universitarios.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a