Cerrar

Ir

El dios anarquista que nos salva

Los heraldos del «dios verdadero» antiágape prefieren instaurar obscenas «comisiones de la verdad» antes que banquetes para la salvación de los niños.
Tipo de Nota: 
Opinión

El dios anarquista que nos salva

06 de Diciembre de 2019

Redes-lateral

El amor es quizá el único legado del cristianismo que aún puede ser pregonado como euangelium.

El ágape cristiano se distingue del eros por no tener como móvil la carencia. Es también una experiencia allende la filia, pues no se aficiona exclusivamente con un individuo u objeto de preferencia. Se trata de una actitud existencial que aprovecha cualquier ocasión para el reparto de buenas noticias. Se parece por eso a la atmósfera de resonancias de los banquetes festivos en los que se afianzan los lazos de amistad de los comensales. Como fuente generadora de embriagadores climas de acogid...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión




Ver Comentarios
Autor
a
a