Cerrar

Ir

El amante turco

En el sueño, mientras el turco se despojaba de sus ropas, ella tiraba sus vergüenzas y temores al piso.
Tipo de Nota: 
Opinión

El amante turco

10 de Octubre de 2019

Regina y su marido acumulaban juntos más de tres décadas de casados, tres hijos, algunos dramas familiares, una casa propia y sin hipoteca, dos carros, ningún perro ni gato (el único felino que osó acercarse al techo de la casa murió envenenado). Ambos se retiraron a los 55 años y vivían plácidamente de la pensión de ambos. Ninguna pena económica les quitaba el sueño.

Redes-lateral

Regina, una mujer acostumbrada a tratar con extraños por su trabajo de vendedora de seguros, era de naturaleza conversona y simpática. Su marido, un microbiólogo clínico, en cambio, se sentía más a gusto examinando heces humanas que conversando con alguien. Cuando se retiró de su trabajo, hizo en la sala de estar un rincón cerrado que convirtió en su oficina. Allí pasaba horas completas estudiando, pues nunca dejó su pasión por las células y los microorganismos, invisibles al ojo humano.

...
Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico