Cerrar

Ir

«El abogado y la señora»

Tipo de Nota: 
Opinión

«El abogado y la señora»

04 de Agosto de 2015
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

En una ocasión quise aprender algo sobre literatura. Fue hace ya 15 años. Empezaba el siglo y me fui a meter a Casa Comal. Las clases eran los sábados por la mañana, y algo me llamaba la atención de mis compañeros: en el grupo predominaban la gente joven y la gente de tercera edad en iguales proporciones. Un par de excepciones quedábamos en el medio.

Redes-lateral

Teníamos un excelente profesor, cubano de nacionalidad y ahora ya fallecido. Recuerdo que vivía en Antigua y fumaba cigarrillos sin filtro. Para variar, lo balearon acá en la capital. Quedó inválido y retornó a su país, donde murió. Me lo contaron años después. Algo de lo que enseñó creo que lo aprendí bien: en una historia, lo más difícil no es el argumento, sino crear los personajes de manera que el lector pueda creer en ellos. Para conseguir esto último se debe tener una formación en psico...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico