Artículos / Lectura rápida

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

  • El doctor Douglas Guerrero, administrador general de UNAERC, responde a los cuestionamientos de los diputados de la bancada Encuentro por Guatemala.
    Sandra Sebastián
    El doctor Douglas Guerrero, administrador general de UNAERC, responde a los cuestionamientos de los diputados de la bancada Encuentro por Guatemala.
  • La diputada Nineth Montenegro de la bancada Encuentro por Guatemala durante la reunión con las partes implicadas en el contrato anómalo.
    Sandra Sebastián
    La diputada Nineth Montenegro de la bancada Encuentro por Guatemala durante la reunión con las partes implicadas en el contrato anómalo.
  • Mariano Rayo, ministro de Salud, dijo que la adjudicación a Sabiapharma, S.A. muestra bastantes indicios de varios delitos.
    Sandra Sebastián
    Mariano Rayo, ministro de Salud, dijo que la adjudicación a Sabiapharma, S.A. muestra bastantes indicios de varios delitos.
redes sidebar
Negociadores de la salud

Diputados cuestionan contrato a empresa vinculada a Gustavo Alejos

Un contrato anómalo en beneficio de SabiaPharma S.A, una de las empresas que formaba parte de la red de corrupción “Negociadores de la Salud” que según la CICIG y el MP funcionaba en el IGSS, vinculada a Gustavo Alejos, exsecretario privado de Álvaro Colom, ha conseguido que diputados del partido Encuentro por Guatemala cuestionen las decisiones de los directivos de la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Crónico Renal (UNAERC), sin descartar posibles acciones penales, y la suspensión de empresas señaladas de corrupción.

Los negocios alrededor del Sistema de Salud de Guatemala siguen generando dudas e intentos de fiscalización, casi como estudios arqueológicos que buscan comprender la forma en que se crearon y adjudicaron los contratos para favorecer a determinados proveedores de medicamentos y servicios. En Escuintla, un contrato entre la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (UNAERC) y la empresa SabiaPharma S. A. levantó suficiente sospechas para cuestionar desde el Congreso de la República a los responsables de esta concesión que ascendió a Q5,615,328.00, en septiembre de 2014.

“Un negocio anómalo, con sobreprecios, que a la fecha se ha visto que existe malversación de fondos, que han conllevado a la suscripción de contratos oscuros, ambiguos y lesivos para las arcas del Estado, y el detrimento de la salud de los enfermos”, indicó el diputado Luis Pedro Álvarez, de la bancada Encuentro por Guatemala (EG). El lunes 9 de noviembre, los directivos de UNAERC fueron citados al Congreso por los diputados de EG, para que explicaran ese contrato, dos semanas después de que el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) desarticularan una red de corrupción que operaba en el interior del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Esta estructura fue llamada por la fiscalía como “Negociadores de la Salud”. Ese mismo lunes, el Juzgado Sexto de Instancia Penal ligaba a proceso penal a once supuestos integrantes de esa estructura criminal, entre particulares y empleados del Seguro Social. Mediante escuchas telefónicas, investigación en campo y constatación a través del portal de compras del Estado, Guatecompras, se pudo determinar la manera en que operadores, funcionarios públicos (médicos y directivos de hospitales nacionales) y proveedores adecuaban compras de productos y de servicios para beneficiar a empresas determinadas a cambio de una comisión. Según la investigación del MP, SabiaPharma S. A. era una de las empresas que se beneficiaba de la corrupción en el IGSS. La fiscal general, Thelma Aldana, en conferencia de prensa indicó que esa farmacéutica era una de las empresas que, junto a droguería Colón y Evolución Farmacéutica S.A., era operada por Gustavo Alejos Cámbara, el exsecretario privado de la Presidencia de Álvaro Colom (2007-2011), quien permanece prófugo desde hace dos semanas.

[frasepzp1]

La forma en que se adjudicaron contratos en el IGSS, como señaló la diputada Nineth Montenegro de EG, es sospechosamente similar a la manera en que UNAERC contrató a SabiaPharma para su sede en Escuintla. “Las similitudes son preocupantes”, añadió Álvarez frente a los representantes de UNAERC, de la Contraloría General de Cuentas (CGC), el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y el MP.

“De momento, nos reservamos las acciones penales que puedan suceder”, advirtió el diputado antes de señalar las anomalías detectadas en el contrato entre UNAERC y la empresa vinculada a los “Negociadores de la Salud”.

Anomalías, una tras de otra

De bata blanca, serios y con semblante preocupado, los directivos de UNAERC escucharon a los diputados de EG enumerar el listado de anomalías dentro del contrato de “Arrendamiento de Infraestructura” para crear una clínica de hemodiálisis en Escuintla. Álvarez indicó que a pesar de haber incrementado el presupuesto de esa unidad, de Q110 a Q200 millones en 2014, con el fin de saldar deudas con proveedores, los directivos decidieron expandirse, crear un Manifiesto de Interés e inaugurar una sede en Escuintla. Los requisitos de licitación eran exactamente lo que SabiaPharma S.A. había preparado dentro del Hospital Génesis de Escuintla: 30 máquinas de hemodiálisis.

“Hay una simulación en el contrato de arrendamiento —cuestionó Álvarez— lo que en realidad ocurrió fue que se subarrendó un servicio, lo cual está prohibido por la Ley de Contrataciones del Estado”.

Plaza Pública visitó en octubre recién pasado las instalaciones de UNAERC en Escuintla y, como se explicó en el reportaje sobre el tema, el espacio generaba confusión, donde no estaba clara la separación física de SabiaPharma S.A., UNAERC, el hospital Génesis, y la clínica privada de la doctora Claudia Lily del Cid, nefróloga (especialista en riñones) encargada de UNAERC, y, además, representante de una empresa de servicios de hemodiálisis llamada Mendel S.A.

Para los diputados de EG esta forma de arrendamiento sólo podía entenderse como que detrás de todo había un testaferro.

Douglas Romualdo Guerrero, director administrativo de UNAERC, aseguró que el enredo de subarriendos era la única manera de poder prestar este servicio. “Para el Estado sería difícil comprar las máquinas de hemodiálisis. Su tiempo de vida es muy corto, uno o dos años, y el Estado no estaría en capacidad de dar adecuado mantenimiento”, argumentó.

Pero los hallazgos en este único contrato era una cascada de anomalías, una tras otra. Después del “testaferrato” señalado por Álvarez, se cuestionaron los 14,040 kits adquiridos por medio de la misma adjudicación a SabiaPharma S.A., para utilizarlos durante un plazo de tres meses. Es decir, se compraron insumos perecederos dentro de un contrato para alquilar instalaciones físicas. “Además”, dijo Álvarez, “en los kits hubo un sobreprecio de Q2,450,541.60”.

El siguiente señalamiento al contrato de UNAERC con la empresa de los “Negociadores de la Salud” se enfocó en el número de pacientes que se pretendía cubrir con este nuevo servicio: 180 enfermos renales. Guerrero precisó que “a la fecha se atiende a 177 pacientes”. Los diputados, sin embargo, detectaron una nueva anomalía en el listado de pacientes reportado por el Guerrero: “existen nombres repetidos, no es posible determinar la cifra exacta de pacientes que atiende UNAERC en Escuintla”, indicó Álvarez.

Los directivos de UNAERC tampoco lograron justificar la forma legal en que un contrato para tres meses se expandió a más de once. Tampoco consiguieron transparentar más de ocho compras directas a SabiaPharma, de manera fraccionada, por Q89,989 –según la ley, el límite es de Q90 mil en compra directa– para adquirir nuevos kits en los últimos meses. Además, no tuvieron argumentos para explicar que el excedente de kits de este contrato con SabiaPharama, más de 6,600, permanecieron en una bodega de la zona 18, alquilada a un precio por más de Q60 mil durante tres meses.

[frasepzp2]

La pregunta de los diputados de EG, luego de enumerar las anomalías detectadas, era una, una al nuevo Ministro de Salud, Mariano Rayo:

–¿Por qué no se ha destituido al doctor Guerrero como director administrativo de UNAERC?

–Las acciones recién se están tomando. Hemos cambiado al presidente de la UNAERC. Hemos cambiado a los representantes del Ministerio dentro de la junta directiva. El enfoque en este momento es supervisar la toma de decisiones. No es posible descartar las destituciones– respondió Rayo.

Suspender empresas “negociadoras de la Salud”

“La decisión más inmediata es suspender y cancelar a las empresas que, como SabiaPharma S.A., han sido señaladas de corrupción”, dijo Rayo a los legisladores. La intención, enfatizó, está en que el Estado deje de comprar productos a este tipo de empresas. Aunque no especificó como reaccionaria el Ministerio de Salud ante posibles impugnaciones sobre esa decisión, salvo que las empresas señaladas de corrupción están obligadas a cumplir con los abastecimientos, arrendamientos, y prestación de servicios hasta la fecha indicada en sus contratos.

De hecho, SabiaPharma S.A., según Guerrero, luego de la captura de once personas sindicadas de pertenecer a la red “Negociadores de la Salud” hace dos semanas, ha dejado de proveer insumos a UNAERC en Escuintla. “La salud de nuestros pacientes y la sostenibilidad de UNAERC en Escuintla está en peligro”, dijo.

Por su parte, Rayo se defendió al indicar que no es posible tolerar este tipo de argumentos, como última defensa de un funcionario que está contra las cuerdas. Agregó que UNAERC en Escuintla no cerrará. “Hay alternativas para suplir las necesidades generadas por las anomalías de estos contratos, las vamos a encontrar. Por ejemplo, Fundación AMOR (Asistencia Médica Ocupacional para la Recuperación del Enfermo Renal) puede brindar el mismo servicio por un mejor precio”, señaló sin precisar detalles.

Los cuestionamientos desde el Congreso sobre este tipo de anomalías surgen en medio de una de las peores crisis dentro del Sistema de Salud de Guatemala. Los hospitales se encuentran desabastecidos, y no es descartable que nuevos casos de corrupción sean expuestos por la CICIG y el MP. O bien, que los directivos de la UNAERC sean capturados como parte de la red que beneficiaba a empresas con contratos del Estado a cambio de una comisión. 

“De momento, nos reservamos las acciones penales que puedan suceder”, advirtió el diputado antes de señalar las anomalías detectadas en el contrato entre UNAERC y la empresa vinculada a los “Negociadores de la Salud”.
Los directivos de UNAERC tampoco lograron justificar la forma legal en que un contrato para tres meses se expandió a más de once. Tampoco consiguieron transparentar más de ocho compras directas a SabiaPharma, de manera fraccionada, por Q89,989 –según la ley, el límite es de Q90 mil en compra directa– para adquirir nuevos kits en los últimos meses.