Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
“Digo absolutamente la verdad y Dios está de testigo”
Ir

“Digo absolutamente la verdad y Dios está de testigo”

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Aunque no es posible ver su rostro, es evidente que Kaltschmitt está orgulloso de su trabajo en el área ixil.
Se le pregunta al testigo si el Estado tuvo algún convenio con la organización para la que trabajaba, da un giro casi imperceptible y responde: “Sí, en alguna parte de los recursos, se involucró, recuérdese que la política de todos los que estábamos allí, en ese momento, desde el escritor y antropólogo Stoll, era de ayuda y asistencia para terminar los conflictos de la guerra. Nos ayudaron con recursos, en la medida de lo posible, la secuela de la guerra había deprimido la economía”.
Alfred kaltschmitt, uno de los testigos propuestos por la defensa del general retirado Efraín Ríos Montt declara ante el tribunal.
Alfred kaltschmitt dijo que “el pecado de la guerra es que mucha gente se moría de hambre”.
Alfred kaltschmitt, decano de una facultad de comunicación, columnista y licenciado en periodismo, abandona la sala.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 15 mins

Alfred Kaltschmitt, periodista y decano de la universidad Panamericana, se presenta como testigo de la defensa. En el día número 18 del juicio por genocidio, hablará como el que fuera director ejecutivo de la Fundación de Ayuda al Pueblo Indígena (Fundapi). La defensa lo moverá a hablar del apoyo humanitario que daba el ejército a Fundapi y de las atrocidades subversivas. La acusación querrá que explique que en aquel campo de refugiados en el que trabajó se vivieron los horrores del genocidio. Quedan flotando en la sala otros temas que el mismo testigo ventila.

Dicen que la justicia es ciega, pero en la sala de vistas donde se celebra el juicio por genocidio contra Efraín Ríos Montt y Mauricio Rodríguez Sánchez, la justicia también parece ser un poco sorda. La justicia sería sorda en esta sala marmoleada, de techos altísimos, si no es porque un complejo sistema de audio lleno de micrófonos y bocinas enmienda los errores acústicos de la construcción. Los abogados, testigos y peritos deben usar unos voluminosos audífonos para escuchar la voz de la jue...

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a