Cerrar

Ir

¿Cuándo podría Guatemala tener la vacuna contra el COVID19?

Tipo de Nota: 
Información

¿Cuándo podría Guatemala tener la vacuna contra el COVID19?

Historia completa Temas clave

En todo el mundo hay incertidumbre por saber quién ganará la carrera científica para encontrar la fuente de prevención, pero en Guatemala queda la gran pregunta ¿cómo y cuándo podría recibir la vacuna ?

Redes-lateral

El primer semestre de 2021 es, probablemente, la fecha más cercana para Guatemala en la obtención de vacunas contra el coronavirus. Pero eso depende de muchos factores, por ejemplo, de que los competidores en los ensayos clínicos logren ser certificados, o que ejecuten una producción masiva en América Latina.

El gobierno de Guatemala anunció diversas peticiones para entrar a los listados de países prioritarios en la obtención de vacunas, por el momento no se tiene una vía confirmada o un acuerdo establecido.

Vacuna contra el COVID19

Tras ser declarada pandemia, múltiples laboratorios alrededor del mundo empezaron a realizar pruebas para encontrar una vacuna segura y efectiva. La Organización Mundial de la Salud (OMS) registraba, hasta el 13 de agosto, 138 proyectos en etapa preclínica y 29 en evaluación clínica. Solo seis de estos ensayos están en fase III.

Cada una de las seis posibles vacunas presenta diversos resultados. La creada por Oxford, señalada como una opción prometedora, plantea dar 400 millones de dosis a finales del 2020.

En China aprobaron la primera patente para una vacuna contra la COVID19, la biofarmacéutica CanSino Biologics y el Instituto de Biotecnología de Pekín crearon una sustancia que usa el virus debilitado del resfriado común, aunque según la última actualización de la OMS, sigue en fase II. En su primera etapa demostró ser segura y esperan resultados favorables.  

Este no es el único país que intenta promover la comercialización y aplicación de una vacuna. Rusia aprobó uno de sus ensayos clínicos a gran velocidad, generando duda en la comunidad científica.

¿Rusia lo logró?

El 11 de agosto Vladimir Putin, presidente de Rusia, anunció el lanzamiento de la primera vacuna (Sputnik V) contra el coronavirus. De acuerdo con la ficha clínica, pasó satisfactoriamente las fases I y II, además de presentar una evolución positiva en pruebas efectuadas en primates y roedores.

En el listado público de vacunas realizado por la OMS, el estudio ruso estaba en fase I hasta el 13 de agosto. Por lo que científicos cuestionan la efectividad y seguridad en la aplicación de la sustancia. Sputnik V fue aplicada en 38 voluntarios para su aprobación, en cambio, la efectuada por Oxford fue analizada en 1,077 voluntarios para iniciar la fase III de estudio.  

La vacuna rusa funciona por medio de dos dosis intramusculares, la segunda debería ser aplicada después de los 21 días de la primera. Está elaborada por dos adenovirus que contienen la proteína del gen del coronavirus. Según las declaraciones de la Federación Rusa, esperan realizar una vacunación masiva en octubre y terminar los ensayos clínicos de fase III en múltiples países como Filipinas y Brasil.

Aunque hay dudas respecto a Sputnik V, y señalamientos de ser un movimiento político -su nombre hace referencia al satélite lanzado en 1950 por la Unión Soviética y que ganó la carrera espacial contra Estados Unidos-, Kiril Dmitriev, director del fondo soberano de Rusia, indicó tener acuerdos internacionales para producir millones de dosis y solicitudes de países por obtener la sustancia, entre ellos Guatemala.

«Necesitamos seguir invirtiendo y acelerando el desarrollo de vacunas sanas y efectivas que nos ayuden a reducir la transmisión y muertes por COVID19 en el futuro, pero apresurar el progreso no quiere decir arriesgar la seguridad» indicó el portavoz de la OMS.

Proceso de elaboración

Según la OMS las vacunas son cualquier preparación para generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Es decir, la sustancia que se administra es una pequeña dosis del virus que permitirá crear un sistema de defensa frente a un contagio.

Los efectos secundarios son comunes tras una vacunación, son señal del desarrollo de la inmunidad, pero los síntomas son leves. De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EEUU son:

  • Inflamación, dolor o enrojecimiento en la zona de aplicación.
  • Fiebre leve.
  • Cansancio.
  • Escalofríos.
  • Dolor de cabeza, músculos o articulaciones.

Para garantizar la seguridad de los seres humanos, los laboratorios que diseñen vacunas deben superar un riguroso proceso de prueba. Se inicia con las fases experimentales y concluye con los estudios clínicos.

Autor
Autor
aa