Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Corte de Florida condena a 21 años de cárcel a “El Fantasma”
Ir
Información

Corte de Florida condena a 21 años de cárcel a “El Fantasma”

redes sidebar

Marlon Monroy Meoño, señalado como el principal narcotraficante en la costa del Pacífico de Guatemala, recibió en Estados Unidos la misma sentencia que Juan Ortíz (alias Chamalé), ambos vinculados al mexicano cartel de Sinaloa. Monroy, alias El Fantasma, había comenzado a hablar con la DEA antes de ser extraditado en noviembre de 2016.

Una corte de Miami, Florida, sentenció el pasado 30 de noviembre a 21 años y nueve meses de prisión a Marlon Francesco Monroy Meoño, alias “El Fantasma”, por conspirar para traficar cocaína hacia Estados Unidos. La sentencia se dictó justo un año y siete meses después que Monroy fuera capturado en Antigua Guatemala, el 30 de abril de 2016. La sentencia también abarcó a otra persona acusada en el caso: su cónyuge, Cynthia Jeannette Cardona Sandoval, quien fue condenada a 11 años y dos meses de prisión, dos años después de su captura el 18 de diciembre de 2015.

Antes de ser extraditado, Monroy, de 44 años de edad, supuestamente habría brindado declaraciones contra la exvicepresidenta Roxana Baldetti y el exministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, ambos encarcelados por múltiples acusaciones de corrupción (y pedidos en extradición por Estados Unidos bajo cargo de narcotráfico), además de revelar un supuesto plan para asesinar a la Fiscal General del país, Thelma Aldana. Sin embargo, ninguno de estos datos está disponible en el expediente. La Investigación Pre-Sentencia, que sirve de base para que la corte decida la sentencia, está sellada al público.

“El Fantasma” también informó a las autoridades sobre un supuesto aporte de US$500 mil que en 2015 habría otorgado a Jafeth Cabrera Cortez, hijo del vicepresidente Jafeth Cabrera, para financiar la campaña electoral de su padre. En octubre del año pasado, el Ministerio Público anunció que la Fiscalía contra Lavado de Dinero había iniciado una investigación en contra del hijo del vicemandatario.

AGN

La fiscalía de Florida estableció que Monroy y su esposa estaban involucrados en el trasiego de cocaína en Colombia, Guatemala, El Salvador y México, entre otros países, al menos entre febrero de 2015 y marzo de 2016. El viceministro Asuntos Antinarcóticos, en el Ministerio de Gobernación, Óscar Dávila, describió a Monroy como uno de los principales traficantes que trasladaba droga por vía marítima en aguas del Pacífico. Una fuente de esa cartera aseguró que Monroy había comprado más cocaína de la que podía pagar, y por ello necesitaba traficar en grandes volúmenes y con frecuencia para cubrir sus deudas.

[frasepzp1]

En diciembre de 2015, la policía capturó a Cardona Sandoval (entonces de 33 años de edad), junto a dos mujeres y tres hombres en la zona 10, en posesión de US$997,020 en efectivo. Los hombres viajaban con Cardona Sandoval. Las otras dos mujeres transportaban el dinero en otro vehículo y tenían vínculos con dos empresas en El Salvador. Las autoridades sospechaban que las empresas servían para el lavado de dinero del narcotráfico. Según publicaciones de prensa, el nombre de Cardona Sandoval aparece vinculado a otra empresa registrada en Costa Rica. Para febrero de 2017, las autoridades de El Salvador ubicaron a varios miembros de la estructura de Monroy en ese país, y capturaron a 27 pescadores vinculados al trasiego. La información divulgada refiere que la estructura movía un promedio de 500 kilos semanales a lo largo de la costa del Pacífico. En 2016, las autoridades en El Salvador habían incautado 9.9 toneladas de cocaína en ese país.

El 13 de abril de ese año, la policía incautó 752 paquetes ocultos en un camión cisterna en el kilómetro 73 de la ruta a Puerto Quetzal, en Escuintla. El expediente de la fiscalía en Florida contiene una declaración de Monroy, quien indica que se trataba de 700 kilos, y que era un cargamento de su propiedad. Este es un dato que confirma el Ministerio de Gobernación. El camión tenía placas guatemaltecas, pero según datos publicados, la carga sería llevada a México.

La negociación

Un hijo y un socio cercano de Monroy fueron capturados el 26 de abril de 2016, sólo 13 días de la incautación del camión cisterna. Cuatro días después, como en efecto dominó, Monroy fue capturado en Antigua Guatemala. Aunque las autoridades lo identificaron como un importante socio del cartel de Sinaloa en México, Monroy dijo a la prensa que desconocía por qué estaba detenido.

Un mes después, las autoridades también lo identificaban como sucesor de Mauro Salomón Ramírez, capturado en 2010, extraditado a Estados Unidos, y condenado a 18 años de cárcel. Sin embargo, una fuente de Gobernación aseguró que Monroy tenía su propia estructura y traficaba cocaína dos años antes de la captura de Ramírez.

El expediente en Florida revela que, cuando Monroy aguardaba su extradición en Guatemala, dos agentes de la DEA lo entrevistaron en la cárcel. “Aunque representaba un gran peligro para él, Monroy aceptó reunirse con los agentes”, dijo Dennis Nicholas Urbano, uno de sus abogados.

Los documentos disponibles no revelan todo el contenido de las conversaciones que sostuvo Monroy con los agentes, pero sí indican que les reveló su relación con el cargamento de cocaína que transportaba un camión cisterna, incautado semanas antes de su captura.

EFE

Casi un mes después de su extradición, el documento no. 12 del expediente, fechado 29 de noviembre de 2016, indicaba que la defensa de Monroy estaba “en el proceso de revisar la evidencia, y en negociaciones con el gobierno” respecto a la posible sentencia de sus clientes. Monroy y Cardona Sandoval tenían la representación de sus abogados desde el 2 de noviembre de 2016, cuando fueron extraditados desde Guatemala hacia Miami, Florida. Un día después, se declararon “no culpables”.

Urbano, un abogado litigante con 40 años de experiencia, tiene unos dos mil casos defendidos. Uno de ellos, en 2008, era contra dos paramilitares colombianos acusados de narcotráfico en Estados Unidos: Ramiro Vanoy Murillo y Francisco Javier Zuluaga Lindo. Ambos también se declararon “no culpables”. En 1996, defendió a varios sujetos acusados de traficar cocaína desde Colombia a Florida con escala en Cuba, y con la supuesta complicidad del entonces presidente Fidel Castro. Otro abogado, Herman Frank Rubio, Junior (Jr.), es un destacado abogado en casos de crímenes de cuello blanco en Florida. Uno de sus casos más recordados es la defensa del cubano Yosmany Núñez, en 2015, quien realizó el robo más grande de fármacos en la historia de Estados Unidos, con un valor estimado de US$80 millones de dólares. Núñez cambió su declaración de “no culpable” a “culpable”, y Rubio consiguió que un juez lo sentenciara a seis años de cárcel.

[frasepzp2]

Monroy se había declarado “no culpable” inicialmente, una táctica que utilizan los abogados mientras negocian la colaboración de su cliente a cambio de una sentencia reducida. Por ello fue a juicio según consta en el expediente, donde se registra que el inicio del debate estaba programado para el 17 de abril de 2017. Para en julio pasado, a medio juicio, Monroy cambió su declaración a “culpable” con lo cual el juicio quedó suspendido, y la fiscalía facilitó a la corte el reporte “Pre-Sentencia” con la evidencia recabada para justificar la sentencia. El juez debía considerar el nivel de colaboración de Monroy, en otros casos de narcotráfico, para determinar si le dictaba una sentencia benévola.

La sentencia

El jueves 30 de noviembre, a las 9:30 horas de Miami, Florida, el juez Darrin P. Gayles, le dictó una sentencia de 262 meses en prisión (21 años y 9 meses) a Monroy, seguido de cinco años de libertad supervisada; Cardona Sandoval fue sentenciada a 135 meses en prisión (11 años y dos meses), y a tres años de libertad supervisada, según consta en el expediente del caso. Annette Lima, encargada de prensa de la Fiscalía del Distrito Sur de Florida, confirmó la sentencia a Plaza Pública.

“El Fantasma” no es el único que ha recibido una condena de ese calibre. En 2015, el guatemalteco Juan Ortíz López, alias Chamalé, fue condenado a 262 meses (21 años y 9 meses) de cárcel por narcotráfico, en Tampa, Florida. El tiempo comienza a correr desde su captura (30 de marzo de 2011), aunque registros del Buró Federal de Prisiones indican que será dejado en libertad en abril de 2030. En 2012, el guatemalteco Mario Ponce fue condenado en Florida a 25 años de cárcel.

Otro guatemalteco acusado de narcotráfico que recibió una sentencia mayor fue Jorge Mario Paredes Córdova, en 2010, cuando una corte de Nueva York lo condenó a 30 años de cárcel, una sentencia luego reducida a 21 años. Capturado en mayo de 2008, saldrá libre en abril de 2029.

Por ahora, Monroy permanece en el Centro de Detención Federal de Miami. El juez no ha determinado si será enviado a otra prisión o cumplirá su sentencia en Miami, en la cárcel donde se encuentra, que también alberga a reos sentenciados.

La sentencia actual de Monroy y de Cardona Sandoval no está escrita en piedra, como lo demuestran los casos de otros narcotraficantes condenados. Hace diez años, el narcotraficante Byron Berganza fue sentenciado a 22 años de cárcel en Nueva York. No obstante, después de 12 años en la cárcel, la corte lo dejó en libertad sin explicaciones públicas.

Los términos de colaboración de Monroy, y sus alcances, se mantienen bajo reserva en algunos documentos del expediente que están sellados al público. Aunque el Ministerio de Gobernación lo describió como el principal traficante de droga en el Pacífico, los decomisos de 2016 y el año actual muestran que otros traficantes ocuparon su lugar. En los ocho meses que siguieron a la captura de Monroy, las autoridades completaron una incautación anual de 12.8 toneladas de cocaína, 6.1 toneladas incautadas en Escuintla. Entre enero y octubre de 2017, habían incautado 12.5 toneladas, de las que 10.8 fueron incautadas en Escuintla—en tierra o frente a sus costas.

Monroy y su esposa estaban involucrados en el trasiego de cocaína en Colombia, Guatemala, El Salvador y México.
Cuando Monroy aguardaba su extradición en Guatemala, dos agentes de la DEA lo entrevistaron en la cárcel.
Texto
Edición
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que las síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.