Cerrar

Ir

Conversaciones con un infectado

La filosofía adquiere un sentido distinto cuando se reflexiona sobre la muerte porque, en efecto, somos seres para la nada. Y quizá esto es lo que la actual pandemia está mostrando con tanta facilidad.
Esta condición, que nos ha obligado a recluirnos [...], nos enseña además a tener miedo no del otro (del extraño, del judío, del gitano), sino de tu mismo semejante, ya que este es el presunto portador de la plaga.
Tipo de Nota: 
Opinión

Conversaciones con un infectado

08 de Abril de 2020

Redes-lateral

Pocas veces he terminado así una comunicación: con un adiós que parece un adiós final. Pero pocas veces he logrado encontrar tanta coherencia entre el pensar y el hacer.

Mi interlocutor, a quien llamaremos B, me llamó desde Madrid. Lo conozco desde 1987. Y desde esa época ha sido un colega de filosofía, de diálogos y de largas charlas. Su acento alemán es bastante marcado. Fue cortante: «Hostia puta, me he contagiado con la plaga». A sus 76 años, esto no es una noticia para celebrar. B se ha contagiado en el asilo donde radica, en la comunidad autonómica de Madrid, y las residencias para personas de la tercera edad han sido literales campos de muerte.

...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a