“Con nuestros proyectos la gente tiene mejores posibilidades para salir adelante” | Plaza Pública

Cerrar

Ir

“Con nuestros proyectos la gente tiene mejores posibilidades para salir adelante”

Los pobladores están ayudando y están muy contentos. Por ejemplo, algo que a ellos les ha gustado mucho, y es lógico, es que hemos colaborado en 18 kilómetros de caminos de acceso, que antes eran caminos intransitables completamente.
Si la oposición a las hidroeléctricas fuera una situación cultural o de cosmovisión, tendría que ser la mayoría. Pero no es la mayoría, ese es el problema. La gran mayoría está de acuerdo y nos exige que sigamos trabajando.
Carlos Mendoza, director técnico de Promoción y Desarrollos Hídricos S.A. (PDHSA), sobre las hidroeléctricas que promueve su empresa en Huehuetenango.
Carlos Mendoza es uno de sus principales accionistas y director técnico de Promoción y Desarrollos Hídricos S.A. (PDHSA), la empresa propietaria de las generadoras San Mateo y San Andrés, responsables de construir hidroeléctricas en San Mateo Ixtatán, Huehuetenango.
Tipo de Nota: 
Información

“Con nuestros proyectos la gente tiene mejores posibilidades para salir adelante”

Palabras clave
Historia completa Temas clave

Carlos Mendoza es uno de sus principales accionistas y director técnico de Promoción y Desarrollos Hídricos S.A. (PDHSA), la empresa propietaria de las generadoras San Mateo y San Andrés, responsables de construir hidroeléctricas en San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. Durante seis años dirigió el proyecto Pojom II, cuyas instalaciones, ubicadas en la aldea Ixquisis, fueron incendiadas el pasado 5 de mayo por una turba de pobladores que se oponen a la instalación de hidroeléctricas en sus comunidades.

En esta entrevista Mendoza explica la visión de compañía respecto a la conflictividad que se ha en San Mateo Ixtatán y su posición respecto al futuro de los proyectos de generación de energía.  

¿Qué significó para PDHSA la quema de las instalaciones en Ixquisis?

Siempre nos preguntan a cuánto asciende la destrucción en términos económicos. Lo que a nosotros más nos preocupa son los atentados contra la vida, porque sí los hubo, así como hubo disparos a los trabajadores, gente honesta que está viendo cómo sale adelante en su vida.

Han creado zozobra porque desde el hecho del 5 de mayo hasta la fecha siguen con amenazas e intimidaciones a los lugareños.

¿Han identificado a los responsables?

Sí. Sabemos que es un grupo, en su gran mayoría, de fuera del área; inclusive con participación de otros municipios. Esto a través de información que los mismos comunitarios nos han proporcionado, porque ellos dentro del área conocen a algunas personas que se dan estos hechos vandálicos.

Pero también se dice que había un numeroso grupo de pobladores de San Mateo Ixtatán. ¿Por qué persiste esta oposición dentro del municipio?

Yo no diría que es un gran número. Más bien considero que es un pequeño porcentaje. No lo estamos diciendo hoy por los eventos del 5 de mayo sino por los cinco años que llevamos de estar en el área.

Oposición se puede dar hasta dentro de las mismas familias en cosas, como por ejemplo, algún viaje de vacaciones, puede que todos estén a favor, pero alguno de los integrantes se oponga. Eso es respetarse y nosotros lo hacemos si alguien no quiere, independientemente de sus argumentos.

Sin embargo, la gran mayoría quiere el proyecto y lo ha puesto de manifiesto por medio de sus líderes. Veintitrés comunidades apoyan completamente los proyectos.

A mi criterio, diálogo con los que se oponen no lo podemos tener. Es una oposición (la de ellos) completamente cerrada de: “no queremos que estén acá, no queremos desarrollo, no los queremos a ustedes, no queremos nada”

Ante una posición así de radical, no se puede dialogar, pero eso es respetable.

¿En las comunidades que ustedes dicen que los apoyan, también hay gente que se opone al proyecto?

Cuando hemos platicado con los líderes de las comunidades que apoyan acerca de por qué de esa oposición, nos dicen que el concepto de ellos es que estas personas tienen temor al cambio.

Posiblemente sea eso y temor a la presencia de una empresa en el área.

A pesar de que dice que la mayoría de personas en el municipio los apoyan, en la segunda semana de diciembre del año pasado, en una reunión en Huehuetenango, ustedes accedieron a suspender los trabajos en lo que se lograba un acuerdo en el municipio

La reunión fue el 10 de diciembre.

Por el tiempo que llevamos en el área, los acuerdos de construcción de los proyectos hidroeléctricos los tenemos autorizados con el concejo municipal anterior.

Cuando entró un nuevo concejo nos acercamos al alcalde a presentarnos e informarle que estábamos en el área, que teníamos autorizaciones para construcción, pero que queríamos ir más allá; que queríamos hacer un aporte voluntario para que se llevara a cabo un programa de desarrollo comunitario sostenible en el área de influencia de las 23 comunidades.

Conscientes nosotros de las necesidades del municipio, podíamos hacer un acuerdo para dejarle un porcentaje a la municipalidad. De esa manera podían también hacer proyectos de desarrollo en otras comunidades del municipio.

Cuando nos sentamos con su Concejo para poder ver los aspectos de cómo lo haríamos, el alcalde nos decía que quería hacerlo a través de un patronato o de una asociación para garantizar la continuidad, independientemente del Concejo Municipal que venga.

Estábamos completamente abiertos en buscar la forma legal y de continuidad en nuestro aporte económico voluntario y recibimos invitación para esta reunión para dar continuidad y llegar a acuerdos del aporte económico voluntario con el Concejo Municipal.

¿Y por qué pararon los trabajos?

Cabe mencionar que el 9 de diciembre, un día antes, se dieron eventos de violencia en un municipio cercano (Santa Eulalia) con otra hidroeléctrica.

Cuando me presenté a esa reunión, en la cual todo el sentido y la invitación era para ponernos de acuerdo de cómo hacíamos ese aporte económico, había un grupo de 50 o 60 personas que se oponían al proceso hidroeléctrico, las cuales desconozco de dónde venían. No eran personas que conociéramos. Fue una sorpresa para nosotros. No era un grupo del área.

Estas personas indicaron en ese momento que ellos lo que querían era que nosotros no hiciéramos la hidroeléctrica. Decían que era falso que nosotros hubiéramos hecho proyectos de desarrollo en el área y que nosotros habíamos llegado de la noche a la mañana al lugar.

Al ver esto sumado a los acontecimientos del día anterior, les dije que nosotros sí habíamos hecho trabajos de desarrollo en el área, pero que queríamos ir más allá con este aporte a largo plazo, mientras durara la concesión. No somos una empresa de conflicto, de verdad no es eso lo que queremos.

Pero también les dije que para que no sintieran que les estaba faltando al respeto, proponía suspender los trabajos y que nos reuniéramos de nuevo en enero de este año para discutir los puntos.

Luego ustedes retomaron los trabajos sin tener una respuesta.

Pasó enero y no hubo señales de una respuesta. Después de la reunión estuvimos en contacto con el alcalde, para preguntarle cuándo íbamos a empezar, porque queríamos hacer varias cosas.

Cuando concluyó febrero le dijimos al alcalde que íbamos a tener que reiniciar los trabajos porque no hay señales de una próxima reunión.

Sin embargo, ratificamos nuestro compromiso de hacer el aporte económico voluntario cuando la municipalidad así lo disponga. El alcalde nunca nos contestó por escrito, pero verbalmente aceptó.

¿No era posible esperar un poco más?

Las mismas comunidades del área enviaron al alcalde y a nosotros exigencias de continuar con los trabajos porque ellos apoyan los proyectos, los quieren y saben que no les conviene que tengamos detenida la obra.

Nos llamaron la atención fuertemente. “¿Por qué están atendiendo a un grupo que ni siquiera conocen?”, nos dijeron. Nos reclamaron por suspender los trabajos. Les explicamos que no queríamos ningún conflicto.

¿Sigue abierta la posibilidad de que ustedes cierren el convenio para un aporte económico voluntario?

En el momento que el concejo disponga, nosotros nos sentamos a cerrarlo

¿Incluso cuando ya estén vendiendo energía?

Por supuesto. Supongamos que de aquí a diez años finalmente llegará un Concejo Municipal que sí quiera. Durante ese período no significa que no vayamos a dar aportes en el área a las comunidades vecinas. 

¿Lo que hubo durante la administración pasada cuando se les autorizó la obra en la Municipalidad no fue ya un aporte voluntario?

No. Ese fue un acuerdo para la licencia de construcción. Nosotros nunca concebimos eso como un aporte al desarrollo social.

El aporte a desarrollo social debe ir con un programa de sostenibilidad detallado. Uno piensa que lo ideal sería desarrollar determinados objetivos, pero hay necesidades sentidas en las propias comunidades que el alcalde las conoce mucho mejor o las autoridades locales. Ellos deberían ir priorizando cuáles son los proyectos de desarrollo sostenible.

Por ejemplo, en muchas oportunidades se hace una escuela pero no se ve que lleguen maestros o que exista un acceso real a la escuela, entonces no llegan los alumnos. El programa de desarrollo sostenible debe ser integral, de manera que si se hace inversión en algo, pueda funcionar a largo plazo.

Ustedes ya tienen las licencias y las aprobaciones del Gobierno y la licencia de construcción de la municipalidad de San Mateo Ixtatán. Ya no tendrían la obligación de este aporte.

No hay obligación, es iniciativa propia. Las concesiones y la licencia no nos obligan a dar este aporte económico voluntario, viene más por una responsabilidad social empresarial.

¿Los proyectos de desarrollo que ustedes proponen, realmente pueden ayudar a mejorar las condiciones de vida de los pobladores?

Están ayudando y ellos (los pobladores) están muy contentos. Por ejemplo, algo que a ellos les ha gustado mucho, y es lógico, es que hemos colaborado en 18 kilómetros de caminos de acceso, que antes eran caminos intransitables  completamente.

La dificultad de tránsito en el área para un momento de emergencia, o simplemente para poder sacar sus cultivos era algo sumamente difícil. Hoy es mucho más fácil.

Esto lo que más los ha impresionado, pero tenemos proyectos de entubamiento de agua, ya logramos levantar un centro de salud. Hemos comprado terrenos para escuelas.

El esfuerzo que hemos hecho lo hemos hecho de corazón, pero ha sido un esfuerzo grande porque antes de generar, de recibir dinero por la venta de energía ya estamos colaborando por el desarrollo del área.

Pretendemos hacer más escuelas y trabajar con el Ministerio de Educación para que asigne maestros y ver de qué manera tenemos un laboratorio de cómputo en el área.

Ellos nos han solicitado y nosotros hemos ido priorizando conjuntamente con ellos. No necesariamente trabajamos donde tengamos el menor impacto económico sino donde ellos tengan mayor impacto de desarrollo social.

Aunque son montos considerables, no es suficiente para que podamos decir “nosotros hemos llevado desarrollo al área”, pero con los proyectos que hemos hecho ellos ahora tienen mejores posibilidades para salir adelante.

Sobre la oposición al proyecto, ¿es posible que no hayan comprendido aspectos culturales de la cosmovisión de los pobladores?

Creo que ese aspecto puede existir. Sin embargo, si fuera una situación cultural o de cosmovisión, tendría que ser la mayoría. Pero no es la mayoría, ese es el problema. La gran mayoría está de acuerdo y nos exige que sigamos trabajando

¿Están dispuestos a dialogar con los opositores?

¿Con qué opositores? Me gustaría saber quiénes fueron las personas que organizaron la marcha en la que se quemaron las instalaciones.

Entre quienes se oponen abiertamente se encuentra Rigoberto Juárez y el Gobierno Plurinacional

¿Él fue el que organizó ese movimiento? Yo no podría decirlo y ese es el punto. Es fácil hacer actos delictivos cuando se mantiene uno en el anonimato.

Si yo supiera que él fue el organizador de este movimiento, yo considero que lo primero que tendría que hacer es responsabilizarse de los actos vandálicos, y después ver si existe una posibilidad de diálogo, porque él no es siquiera del municipio.

Hablo de él, pero estoy seguro de que no va a decir “yo fui”, “yo lo organicé”. Sin saber quién está detrás, yo no puedo dialogar con nadie porque sólo voy a seguir propiciando algo que no es correcto y me quedo vulnerable no solamente yo como empresa sino también con las comunidades dando un permiso de que cualquier grupo se organice que llegue nuevamente con más de 30 vehículos buses y camiones al área a hacer actos vandálicos que queden impunes

¿Tiene sospechas?

Por supuesto que tengo un montón de sospechas, sin embargo, no estoy ni en la capacidad cualitativa ni cuantitativa para hacer una investigación.

¿Y para poner una denuncia ante el Ministerio Público?

La denuncia que pusimos va sobre los hechos, y confío que puedan hacer una buena investigación que den con los actores.

No queremos nosotros ninguna venganza, queremos trabajar en paz.

Sabemos que nuestro trabajo no ha sido perfecto, porque no lo hay, pero consideramos que ha sido bastante bueno. Nuestro proyecto está cercano a tres comunidades y llegamos a 20 más.

Es algo que ya hablamos con los líderes del municipio. ¿Tengo que ir a El Salvador, a Ecuador, a Chile o a Europa para notificarlo? ¿Hasta dónde tengo que llegar para informar quién soy, qué es lo que estoy haciendo?

En el caso de los problemas sufridos por las hidroeléctricas, se menciona también la posibilidad de infiltrados de las mismas empresas que propician que las protestas se salgan de control. El mismo Rigoberto Juárez sostiene esa teoría.

Es una forma fácil de excusarse y no admitir responsabilidades. No sé si hablan en general de las demás hidroeléctricas o se refieren a nosotros, porque en nuestro caso no fue así. No estoy diciendo que en las demás sí pudo haber existido esto o no, pero es muy fácil meter todo en un mismo bolsón cuando no pueden demostrarlo.

Es mal argumento y en realidad a mí me gustaría que él no haya sido el responsable, pero no puedo garantizarlo.

¿Por qué le gustaría que no fuera él el responsable?

Porque he visto a través de los medios que tiene una imagen ante cierto grupo de comunidades. Qué quede como responsable de una actividad vandálica de este tipo no es bueno para Guatemala.

Sin embargo, si él fue sería más responsable declarar y sería y más responsable de decir que se les salió de las manos o que se infiltró gente, pero decir que fuimos nosotros eso es demasiado para la realidad.

Autor
Autor
a
a