Cerrar

Ir

Cómo arreglar un corazón roto*

Tipo de Nota: 
Opinión

Cómo arreglar un corazón roto*

25 de Septiembre de 2014
Tiempo aproximado de lectura: 4 mins

Redes-lateral

El sábado por la mañana iba manejando distraída, abrumada por el remolino de eventos con que nos han bombardeado los últimos días, cuando me atropellaron las gigantescas caras de Roxana Baldetti y Alejandro Sinibaldi en donde yo esperaba ver el parque central. Se me rompió el corazón. Como cuando descubres que alguien en quien confías te ha traicionado y lo agarras in fraganti.

Como yo no confiaba en esas gentes y su desfachatez no me sorprende, no me quedó clara la autoría de mi corazón roto. Me lo guardé y lo llevo conmigo. Nos están dando tan duro que no saldremos ilesos de esto, no volveremos a ser los mismos, no habrá manera de recuperarnos. Dicen que ya nos salió callo, que perdimos la capacidad de asombro. No es cierto, porque aunque el amplio espectro de cosas que podría sentir está bastante perturbado, distingo claramente indignación, asco, hartazgo, vergüe...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión




Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico