Cerrar

x
Comenzar a vivir (20 años del Nobel a Rigoberta Menchú)
Ir

Comenzar a vivir (20 años del Nobel a Rigoberta Menchú)

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
"Yo creo que el racismo en mi persona es el ataque frontal a lo que hago, si me acerco a algún alcalde de la ciudad, ya piensan que estoy poniéndome al servicio de ese alcalde, no piensan que a ese alcalde le conviene ponerse al servicio de un premio Nobel."
"Yo he ganado tres juicios contra la discriminación porque de nada sirve que yo diga eso es racismo, es discriminación, si no tengo fundamentos jurídicos, si no tengo un caso ganado, y yo aproveché una condición de víctima, si usted quiere verlo así, cuando me agredieron en la Corte de Constitucionalidad, y con eso gané el juicio."
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 37 mins

Rigoberta Menchú, como el resto de los seres humanos, es la suma de sus propias contradicciones: ha estado en el centro de exaltadas polémicas, ha despertado odio y prodigado esperanza; ha sido el recipiente por excelencia de las más torvas manifestaciones verbales de un racismo que, en Guatemala, ha servido para justificar fortunas y matanzas. Y en medio de tanto ruido, Rigoberta Menchú es, quizá sobre todo, una voz que no consigue escucharse claramente. ¿Y qué tiene esa voz qué decirnos hoy? En principio, y para ponernos al día, lo que dijo hace veinte años, a poco más de nueve mil kilómetros del sitio en donde se encontraba su audiencia natural.


El pueblo de Guatemala se moviliza y está consciente de sus fuerzas para construir un futuro digno. Se prepara para sembrar el futuro, para liberarse de sus atavismos, para redescubrirse a sí mismo. Para construir un país con una auténtica identidad nacional. Para comenzar a vivir.

Rigoberta Menchú, Discurso de recepción del Premio Nobel de la Paz, Oslo, 1992.

2012, la muerte del viejo sol 

...

Autor
Autor
a
a