Cerrar

Cisnes negros
Ir

Cisnes negros

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Editoriales

Hay, en principio, dos formas de verlo, pero la conclusión es la misma: el sistema de justicia ha experimentado dos años de una presión tan titánica que no está claro si la podrá soportar. A las crisis permanentes sólo están acostumbrados el Ejecutivo y de manera más reciente el Congreso. Quizá de ahí se derive tanta comunicación entre los organismos independientes del Estado: se están pidiendo consejo.

La conclusión es la misma, pero hay, grosso modo, dos formas de verlo. En una, la culpa es de aquellos grupos que en defensa de sus intereses gremiales, comerciales, empresariales, criminales o políticos han intentado por medios delictivos (sí, el tráfico de influencias es ya un delito) controlar la justicia. En la otra, la culpa es de un puñado de mujeres conspiradoras que, ocultas tras su aspecto tenue y afable, nada protagónico, se confabularon ora con el comunismo internacional o...

Autor