Artículos / Lectura rápida

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

  • Sandra Sebastián
  • Sandra Sebastián
  • Sandra Sebastián
  • Sandra Sebastián
  • Sandra Sebastián
  • Sandra Sebastián
redes sidebar
La SAAS adjudica contrato de carnes a empresa recién creada

Chicharrones, lomito y camarones para la Presidencia en plena escasez de alimentos en hospitales

Mientras las alacenas de varios hospitales públicos estaban vacías, la SAAS adjudicó una licitación por más de Q2.5 millones, con un único ofertante, en finas carnes, chicarrones y camarones jumbo para actos protocolarios de la Presidencia, a una empresa recién creada y que también, en cantidades menores, provee a los hospitales de frutas y verduras.

Una historia repetida. Una dudosa compra más por parte del Estado. Más de Q2.5 millones para una empresa creada apenas quince días después de haber sido lanzada la licitación en el portal de Guatecompras. Inscrita, además, en el Registro Mercantil 20 días antes de que, por unanimidad —y a pesar de ser el único oferente, y con sobreprecios—, la Junta de Licitación decidió que era la mejor opción para “los intereses del Estado”: comprar carne de primera calidad en un plazo de once meses, desde chicharrones hasta lomitos, camarones jumbo y otros cortes finos, por un monto total de Q 2,615,381.44, para la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia de la República (SAAS).

Desde hace más de cinco años, la Distribuidora del Huerto se ha dedicado a proveer frutas y verduras, algunas veces pollo, a los hospitales públicos de la capital guatemalteca. Durante todo este tiempo, nunca logró alcanzar una venta similar a la de un millón de quetzales. Se acercó, ofertando en más de 30 concursos, a los Q809,625.12. Pero en apenas dos meses de 2015, las transacciones de su propietario se han triplicado.

Ganar desde el principio

Cuando en noviembre de 2014 el hospital General San Juan de Dios empezaba a reportar desabastecimientos en medicina, equipo, provisiones y alimentos para los enfermos, la SAAS publicó una licitación para proveerse de carnes. Entre la lista, la entidad encargada de seguridad del Presidente, la Vicepresidenta, sus familias y otros altos funcionarios del Estado, incluía cáscara de chicharrón, lomitos, camarones jumbo, tilapias, longanizas, bolovique, costillas de cerdo...

Distribuidora del Huerto, en ese momento, según su patente de comercio extendida por el Registro Mercantil, no tenía autorización para suministrar otra cosa distinta a las frutas, verduras y artículos de primera necesidad. Henry Eliud Rodas González, propietario único de esa empresa, enterado del nuevo concurso publicado por la SAAS, se dirigió al Registro Mercantil e inscribió, el 10 de diciembre de 2014, una segunda empresa con el mismo nombre, pero con una nueva razón comercial: ahora incluía carnes, mariscos y embutidos, justo lo que se solicitaba en la licitación. Cumplió con los requisitos legales y se presentó como único oferente. Con una empresa recién creada, Rodas González obtuvo un contrato millonario. La adjudicación desde la SAAS fue casi directa.

[frasepzp1]

Eran los mismos días en que el presidente Otto Pérez Molina se quejaba de que la crisis de desabastecimiento en los hospitales era responsabilidad del Congreso de la República, por la mala gestión de los diputados que de manera irresponsable se negaron a aprobar un nuevo presupuesto de gastos e ingresos del Estado.

La nueva empresa Distribuidora del Huerto fue inscrita con una dirección ubicada en una callejuela del mercado de La Terminal, en la sección de descarga y venta de papas, justo en la frontera entre zona 4 y zona 9. Un local, entre cientos, entre champas, e improvisados establecimientos construidos de lámina o madera. Egidio Sollay es el representante de vendedores de este sector en La Terminal. Para él, como para otros comerciantes del área, Distribuidora del Huerto es algo desconocido, nunca antes habían escuchado de ella. “Una distribuidora tan grande, con tantos productos, y que trabaja para el Gobierno, por lo menos necesita de un camión, luego un local enorme, para lo legal, dar facturas y eso”, dice Sollay, preocupado. “Este sector —desordenado, caótico, sin direcciones determinadas— es ideal para que la gente en busca de alguna dirección se pierda”, explica el representante de vendedores.

Gerardo del Valle

La primera empresa Distribuidora del Huerto, con patente de comercio para el negocio de frutas y verduras, está registrada con una dirección ubicada en Ciudad Quetzal, en San Juan Sacatepéquez, en el interior de una lotificación residencial. Sin carteles, sin nada que la anuncie o identifique, Distribuidora del Huerto se encuentra ubicada en una pequeña casa dentro del perímetro de residenciales El Quetzal. Su propietario, Henry Eliud Rodas González, asegura que todo lo que hace se encuentra dentro de la ley. “Trabajo con proveedores. Busco los concursos en Guatecompras a la espera de que me los adjudiquen. Una vez ganado el concurso contacto con los proveedores y me dedico a distribuir los productos”, explica. Los martes y los viernes, dentro de su rutina, está la de abastecer de alimentos al hospital Roosvelt.

—¿La razón comercial de la empresa fue modificada para poder vender carne al enterarse de la licitación publicada por la SAAS? —se le cuestiona.

—Es una segunda empresa. El negocio está creciendo, prosperando —responde Rodas González.

—¿Por qué no es posible ubicar la dirección de la patente de comercio en el mercado de La Terminal?

—Sí existimos. Tenemos recibos de luz que demuestran nuestra ubicación dentro de La Terminal.

Plaza Pública intentó en dos ocasiones ubicar el local comercial de la empresa, pero dentro de La Terminal la dirección se pierde entre infinidad de locales.

La aparente poca formalidad del negocio distribuidor contrasta con los elevados precios con que participa y gana. Plaza Pública cotizó en Procasa S.A, empresa especializada en la venta de carnes finas, 16 productos similares a los adquiridos por la SAAS directamente de Distribuidora del Huerto. El sobreprecio es evidente. Rodas González, por ejemplo, ofertó varios productos como la cascara de chicharrón a Q90 la libra, más del doble del precio de mercado. La libra de lengua de res, por ejemplo, la venderá a Q83, y las dos libras de culotte de res entero a Q350. Esos mismos productos, los ofrece Procasa, el primero a Q22.80 y el segundo a Q72.95 cada libra.

[frasepzp2]

—¿Distribuidora del Huerto estableció sobreprecios en su oferta?

—No —se defiende Rodas González—. Fueron los precios que se consultaron con los proveedores.

La comida del Presidente

Un agente de la SAAS, serio, inmóvil y de traje oscuro, durante el acto de lanzamiento de los Centro de Control de Enfermedades (CDCE), indicó que “carne, no cortes finos, sino carne de res con hueso”, come de vez en cuando el personal de la SAAS. Lomitos, camarones jumbo o chicharrones (todos incluidos en la lista de licitación adjudicada a Distribuidora del Huerto por más de Q2 millones) nunca.

José Alfredo Pimentel, Secretario de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia, explica que este tipo de requerimientos se realizan para alimentar a todos los contratados de forma permanente (renglón 011) dentro de la SAAS. “Existen dos tipos de cocina: la uno y la dos. Hay que recordar que la SAAS es responsable de la alimentación del Presidente, de los asuntos logísticos, además de los actos protocolarios de la Presidencia”. Se refiere a todo tipo de eventos, como visitas de políticos extranjeros, embajadores o directores de organizaciones internacionales a la Casa Presidencial. Según Pimentel, la lista de la licitación es variada y llena distintas necesidades logísticas dentro de la SAAS.

—¿No se evaluaron sobreprecios para esta licitación de más de Q2 millones en carne? —se pregunta a Pimentel.

—No —responde sin inmutarse.

—Otras distribuidoras, como Procasa, manejan precios mucho más bajos.

—La licitación fue pública. Cualquiera podía ofertar. Incluso empresas como Procasa. Se adjudicó a quien llenó los requisitos legales —responde el Secretario.

La Junta de Licitación de la SAAS justifica la adjudicación a Distribuidora del Huerto en que se cumplieron tres de los requisitos exigidos: tiempo, calidad y precio. La fecha de creación de la empresa, la dirección poco transparente dentro del mercado de La Terminal y los evidentes sobreprecios de los productos no fueron tomados en cuenta. Y al amparo de la Ley de Contrataciones del Estado, para adjudicar licitaciones, el trato fue cerrado.

De parte de la Presidencia no hubo ninguna explicación. El portavoz oficial, Jorge Ortega, dijo a Plaza Pública que “se trata de una decisión administrativa de la SAAS” sobre la cual no tiene ningún comentario. Mientras que Karla Herrera, titular de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia, se abstuvo de dar declaraciones al respecto.

Para Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana, organización que vela por la transparencia en los gastos del Estado, este panorama es ya un tipo de corrupción normalizada. “Pasa en todos los niveles. Es regular que se compre a sobreprecios, que no se evalúen otras opciones, y desde luego, que no se declaren desiertas las licitaciones de este tipo. No se trata de productos especiales, donde sólo existe un proveedor exclusivo para Guatemala, por ejemplo, sino de carne, y de este producto hay infinidad de distribuidores”, explica.

Marroquín también indica que una adjudicación de este tipo está dirigida, previamente pactada, para establecer un ganador. En este caso Distribuidora del Huerto. “Es un retrato de lo que se hace en un cuarto año de Gobierno: hay que acabar con lo que queda”, dice el director de Acción Ciudadana. “Ante la crisis de alimentos de otras instituciones, también estas licitaciones establecen las prioridades del actual Gobierno: un menú de lujo para la Presidencia, y otro de hambre para la población. Es un modelo de estafa al Estado ya extendido, un tipo de corrupción institucionalizado”.

Una compra más desde el Estado. Un solo ofertante, con sobreprecios. Es decir, lo normal.

Distribuidora del Huerto, en ese momento, según su patente de comercio extendida por el Registro Mercantil, no tenía autorización para suministrar otra cosa distinta a las frutas, verduras y artículos de primera necesidad.
La libra de lengua de res, por ejemplo, la venderá a Q83, y las dos libras de culotte de res entero a Q350. Esos mismos productos los ofrece Procasa, el primero a Q22.80 y el segundo a Q72.95 cada libra.