Cerrar

x
Carlos Soto: «La carne de perro no es mala y en otros países se consume»
Ir

Carlos Soto: «La carne de perro no es mala y en otros países se consume»

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
ConPruebas
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins
Historia completa Temas clave

El ministro de Salud, Carlos Soto, dijo la semana pasada que la carne de perro no era dañina para consumo humano si se cocinaba de forma adecuada. La referencia que usó el ministro no fue un estudio científico, sino el conocimiento de que esta se consume en otros países sin problemas para la salud. Así pues, la aseveración no puede verificarse porque ni el ministro Soto ha tenido acceso a pruebas de soporte para aseverarlo.

Lo dijo: Carlos Soto, ministro de Salud Pública

25/03-2019

 

Sí, en China comen carne de perro. Tienen criaderos y hasta le dedican una vez al año un festival que, según el diario El País, es una gran matanza que ha logrado esquivar las prohibiciones, alertas sanitarias y protestas de animalistas. En Guatemala hace unas semanas se descubrió que un hombre en Cobán, Alta Verapaz, transportaba restos de un perro destazado, mientras en la capital aparecieron dos botaderos con restos perrunos que se presume —porque no se ha logrado identificar ningún punto de distribución, venta ni consumo— terminaron como plato de comida callejera.

La preocupación y el disgusto que desataron esos hallazgos obligaron al ministro de Salud, Carlos Soto, a dar una explicación pública después de la reunión de gabinete de gobierno del pasado 25 de marzo. «La carne (de perro) en sí no es mala. En otros países del mundo se consume carne canina sin que le produzca problemas a la salud; el problema es que estos son perros callejeros y ahí es donde tenemos que tener cuidado», dijo Soto.

Aunque explicó que los canes son propensos a la sarcoptosis (sarna) y rabia, «con una buena cocción, si uno sigue las reglas de cómo preparar los alimentos no debería ser perjudicial para la salud del humano», añadió.

Sucely Girón, comunicadora del Ministerio de Salud, reconoció que no hay estudios para comprobar lo dicho por el ministro Soto. «Aquí no tenemos nada que nos compruebe qué puede causar en el organismo la carne de perro, pero él (Soto) hizo la referencia porque en otros países es consumible. Lo estaba haciendo basado en lo que conocemos de algunas otras culturas», explicó.

El Colegio de Médicos, el Colegio de Médicos Veterinarios ni el Ministerio de Agricultura cuentan con referencias científicas al respecto.

Lo que sí es seguro es que en Guatemala es prohibido comercializar carne de perro y quien lo haga comete una falta gravísima. Ángel Alonso, comunicador del ministerio de Agricultura, indicó que el artículo 62 inciso C de la Ley de Protección Animal, decreto 5-2017, contempla como una de las infracciones gravísimas «el comercio de especies de compañía como perros y gatos para el consumo humano».  Quien lo haga, tal como sucedió con el hombre que fue descubierto en Cobán, Alta Verapaz, deben pagar una multa de hasta 12 salarios mínimos.

Sucely Girón añadió que «la discusión no debe ser que (la carne) sea buena o mala» porque no se está incitando a las personas a que la coman, porque aquí los perros son considerados animales de compañía. A la vez justificó que Soto solo respondía a la pregunta de un reportero, que le consultó qué enfermedades podía generar la ingesta de este tipo de carne.

El estudio Carne de cuarta para consumidores de cuarta, elaborado por el biólogo Alejandro Guarín en 2008, menciona que es usual que las personas pobres consuman carne de mala calidad, inclusive de perro, que han sido sacrificados en condiciones sanitarias cuestionables.

Alonzo aseguró que el riesgo de encontrarse con la carne perruna no estaba en las carnicerías (en donde el precio de la libra de carne de res ronda los 35 quetzales), sino en las ventas callejeras. Ahí, cuando la carne ya está cocida, nadie puede encontrar las diferencias.

Aunque hasta ahora el Ministerio de Salud no ha recibido ninguna denuncia por comercialización de carne de perro, en los próximos días saldará a hacer operativos de supervisión a nivel nacional, junto al Ministerio de Agricultura, la Dirección de Atención al Consumidor y el Ministerio de Gobernación. En esas redadas no se podrá verificar qué tipo de carne se distribuye, pero sí las medidas de higiene en la preparación.

Aunque si hay sospechas, las autoridades aseguran que llevarán muestras para que el Ministerio de Agricultura lo pueda determinar. La Dirección de Atención al Consumidor participará en estas verificaciones, porque se considera una estafa que le den carne de perro por carne de res.

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a