Cerrar

Ir

Carlitos, su secuestro y su adopción ilegal

Tipo de Nota: 
Opinión

Carlitos, su secuestro y su adopción ilegal

26 de Abril de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins
Créditos: 

La participación de un candidato asociado anteriormente al tema de las adopciones irregulares ha puesto sobre la mesa una discusión que hemos abordado desde los puntos de vista político y legal, mas no desde el humano.

Redes-lateral

Carlitos asiste a tutorías en la biblioteca de nuestra comunidad. Con nueve años y de origen q'eqchi’, su familia vive en condiciones de pobreza. Es un niño amoroso, inteligente, chispudo y conversador. Cuando me encuentra por ahí, me dice: «La quiero mucho, seño colochita». Un día, conversando, me reveló un suceso que motiva este relato.

«Yo vivía en los Estados [Unidos] y tenía dos papás gringos. Ellos eran canches y bien grandotes. Me querían mucho. Todo me daban: juguetes, comida, ...

«Yo siento en mi corazón que mi mero lugar es con mi mamá y mis abuelos que no conocía, aunque no tenga tantos juguetes».
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a