Multimedia / Galería de Fotos

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

  • Minutos antes del amanecer, la pared que delimita los tres asentamientos —Manuel Colom Argueta, Shalom y Los Pinos—, que colindan en la misma instalación, ubicada enfrente a la entrada del basurero de la zona 3.
    Minutos antes del amanecer, la pared que delimita los tres asentamientos —Manuel Colom Argueta, Shalom y Los Pinos—, que colindan en la misma instalación, ubicada enfrente a la entrada del basurero de la zona 3.
  • Alicia Galindo, 45, se prepara antes de salir a trabajar como recicladora en el relleno sanitario. Vive en el asentamiento Shalom junto a su esposo Selvin, cinco hijos y dos nietas.
    Alicia Galindo, 45, se prepara antes de salir a trabajar como recicladora en el relleno sanitario. Vive en el asentamiento Shalom junto a su esposo Selvin, cinco hijos y dos nietas.
  • El pie de José Isaías, de un año y 8 meses, emerge de la cama, en la madrugada. Vive junto con su mamá y hermanas en el asentamiento Manuel Colom Argueta.
    El pie de José Isaías, de un año y 8 meses, emerge de la cama, en la madrugada. Vive junto con su mamá y hermanas en el asentamiento Manuel Colom Argueta.
  • Jerson, 11, se asoma desde el sofá donde suele dormir, en una casa del asentamiento Manuel Colom Argueta.
    Jerson, 11, se asoma desde el sofá donde suele dormir, en una casa del asentamiento Manuel Colom Argueta.
  • La casa de María Cobo Bernal, 25, a la derecha. Originaria de Nebaj, Quiché, lleva seis años viviendo en el asentamiento Manuel Colom Argueta junto con sus hijas Juana Estela, 8, y Brenda Elisabeth, y José Isaías.
    La casa de María Cobo Bernal, 25, a la derecha. Originaria de Nebaj, Quiché, lleva seis años viviendo en el asentamiento Manuel Colom Argueta junto con sus hijas Juana Estela, 8, y Brenda Elisabeth, y José Isaías.
  • El complejo de los tres asentamientos vistos desde el segundo nivel de la casa de Marta de Paz, ubicada en el asentamiento Shalom.
    El complejo de los tres asentamientos vistos desde el segundo nivel de la casa de Marta de Paz, ubicada en el asentamiento Shalom.
  • Vida diaria por un callejón del asentamiento Manuel Colom Argueta.
    Vida diaria por un callejón del asentamiento Manuel Colom Argueta.
  • El pastor Carlos Galindo, 33, confiesa a una anciana en la entrada del asentamiento Manuel Colom Argueta. El religioso inauguró un proyecto de ayuda humanitaria y acompañamiento espiritual a niños y adolescentes en noviembre de 2013, denominado Pan de Vida.
    El pastor Carlos Galindo, 33, confiesa a una anciana en la entrada del asentamiento Manuel Colom Argueta. El religioso inauguró un proyecto de ayuda humanitaria y acompañamiento espiritual a niños y adolescentes en noviembre de 2013, denominado Pan de Vida.
  • Elena Bernal, 44, originaria de Nebaj, Quiché, prepara tortillas en su casa, en el asentamiento Manuel Colom Argueta.
    Elena Bernal, 44, originaria de Nebaj, Quiché, prepara tortillas en su casa, en el asentamiento Manuel Colom Argueta.
  • Dos niños juegan encima de la obra de reestructuración del canal de desagüe en el asentamiento Manuel Colom Argueta.
    Dos niños juegan encima de la obra de reestructuración del canal de desagüe en el asentamiento Manuel Colom Argueta.
  • Un niño recibe un plato de pasta como parte del programa de entrega de alimentos, que el proyecto Pan de Vida promueve a beneficio de niños y necesitados del asentamiento Manuel Colom Argueta.
    Un niño recibe un plato de pasta como parte del programa de entrega de alimentos, que el proyecto Pan de Vida promueve a beneficio de niños y necesitados del asentamiento Manuel Colom Argueta.
  • Edgar Ramírez, 25, conocido como "Chuga". Nació en la zona colindante de la antigua cohetería, donde se mantuvo con la abuela en sus primeros años de vida. Desde los 4 años hasta los 16 fue internado en un instituto para niños especiales. Ahora se mantiene en el asentamiento Manuel Colom Argueta sin un domicilio permanente. Hace un mes, los muchachos del barrio lo pintaron con los tatuajes típicos de la Mara Salvatrucha, que controla el sector del basurero.
    Edgar Ramírez, 25, conocido como "Chuga". Nació en la zona colindante de la antigua cohetería, donde se mantuvo con la abuela en sus primeros años de vida. Desde los 4 años hasta los 16 fue internado en un instituto para niños especiales. Ahora se mantiene en el asentamiento Manuel Colom Argueta sin un domicilio permanente. Hace un mes, los muchachos del barrio lo pintaron con los tatuajes típicos de la Mara Salvatrucha, que controla el sector del basurero.
  • Guadalupe Bonilla, 61, está inmovilizada en la cama desde algunos años. Para sobrevivir depende del apoyo económico que le brinda su hija Brenda, viuda y madre de dos hijas.
    Guadalupe Bonilla, 61, está inmovilizada en la cama desde algunos años. Para sobrevivir depende del apoyo económico que le brinda su hija Brenda, viuda y madre de dos hijas.
  • Guadalupe García Hernández, 38, es madre soltera de 4 hijos de 3, 7, 17 y 22 años. Él de 17, Mynor, es objeto de un proceso judicial que lo alejaría de su madre por cargos de abandono, falta escolar y consumo de drogas.
    Guadalupe García Hernández, 38, es madre soltera de 4 hijos de 3, 7, 17 y 22 años. Él de 17, Mynor, es objeto de un proceso judicial que lo alejaría de su madre por cargos de abandono, falta escolar y consumo de drogas.
  • El hijo de Eduardo Sánchez Sinay, 64, enseña la foto del padre encima de los restos de su casa, la mañana siguiente del incendio del 14 de febrero que destruyó la vivienda del anciano.
    El hijo de Eduardo Sánchez Sinay, 64, enseña la foto del padre encima de los restos de su casa, la mañana siguiente del incendio del 14 de febrero que destruyó la vivienda del anciano.
  • José Vidal y Aaron Alvarado —a la derecha— líderes del asentamiento Manuel Colom Argueta, dirigen una reunión de vecinos.
    José Vidal y Aaron Alvarado —a la derecha— líderes del asentamiento Manuel Colom Argueta, dirigen una reunión de vecinos.
  • Al atardecer, Juana Chávez, 26, originaria de Nebaj y madre de 4 hijos, espera a su esposo de regreso del relleno sanitario, en la entrada del asentamiento Manuel Colom Argueta.
    Al atardecer, Juana Chávez, 26, originaria de Nebaj y madre de 4 hijos, espera a su esposo de regreso del relleno sanitario, en la entrada del asentamiento Manuel Colom Argueta.
  • Alicia Galindo sale de su casa para enfrentar un nuevo día de trabajo en el relleno sanitario.
    Alicia Galindo sale de su casa para enfrentar un nuevo día de trabajo en el relleno sanitario.

Brutti, sporchi e cattivi

redes sidebar

Cuando, en 1976, en la Italia del boom económico se estrenó la película Brutti, sporchi e cattivi —feos, sucios y malos— medio país se escandalizó por el cruel, cínico y desencantado retrato de la miseria humana que el maestro de la Commedia all’italiana, Ettore Scola, realizaba a través de la exasperada e irónica historia de exclusión social de una familia proveniente del sur de la península, compuesta por el viejo patriarca, su esposa y un mar de hijos y nietos, que vivían amontonados en las cuatro láminas de una champa en un asentamiento de la periferia de Roma, en una dimensión paralela al mundo burgués que se estaba imponiendo en aquellos años.

La película lograba invertir ciertas visiones sobre el mundo de los pobres, rompiendo sea con la visión del humanismo religioso-literario, según el cual los pobres entran directos, y con zapatos, al reino de los cielos, sea con la ideología izquierdista-populista por la cual los pobres, por definición, eran sanos, bellos y atractivos.

Sin identidad, los “feos, sucios y malos” de la película, marginados en las fronteras del “vivir civil”, representaban el espíritu de los tiempos: su monstruosidad estaba fuera de lugar, pero, las razones de esa naturaleza nacían de los propios apetitos de aquella “sociedad civil” naciente que los discriminaba tanto.

El intelectual Pier Paolo Pasolini definía la degeneración social propia de aquellos años como el “cambio antropológico del consumismo”: el subproletariado urbano proveniente, por profunda e inconsciente humildad, del legado de la ancestral cultura campesina, seguía siendo una clase miserable pero ya conformada a la mentalidad burguesa y consumista del mundo de la grande ciudad. 

* * *

Las cientos de familias que habitan los asentamientos Manuel Colóm Argueta, Shalóm y Los Pinos, ubicados a un costado del relleno sanitario de la zona 3 capitalina, el basurero municipal más grande del país, viven en constante lucha por sobrevivir: a las necesidades económicas, que los llevó a invadir un área malsana con la bendición de políticos, instituciones públicas y dueños especuladores de aquellos terrenos; a la violencia de la relaciones sociales y familiares, que obliga a las mujeres, madres solteras, a hacerse cargo de la vida de familias enteras; al peligro constante e inminente del trabajo de reciclaje en el relleno sanitario, gracias a una vergonzosa gestión municipal del gran negocio de la basura capitalina; al fatalismo típico de la sociedad guatemalteca, por el cual la gente pobre que no tiene ninguna posibilidad de rescate en la vida terrena o se mete en las manos de Dios, y de sus millones de iglesias pentecostales regadas por cualquier esquina, o directamente en las manos de la pandilla, en un laberinto ciego que acomuna ambos extremos por la incapacidad de enfrentar la vida diaria de una forma que no sea evadirla.

* * *

Las diferencias entre los marginados de la Guatemala de 2017 y los de la Italia de 1976, son mínima: ambos grupos de subproletarios provienen del mundo campesino, ambos reproducen los modelos consumistas impuestos por la clase que los obliga a vivir en la exclusión social, ambos son discriminados porque es mucho mas fácil pensar que lo feo, lo malo y lo sucio pertenezca al estilo de vida de unas cientos de familias olvidadas, que asumirlo como cáncer de la mentalidad social que nos une a todos.