Barro tal vez | Plaza Pública

Cerrar

Ir

Barro tal vez

Desde sus púlpitos miserables revisan el «ticket» de entrada a su club del bien contra el mal, de su moralidad intachable, sin contradicciones.
Tipo de Nota: 
Opinión

Barro tal vez

28 de Noviembre de 2020
Palabras clave

Había un placer inexplicable en un toque de queda total una tarde de abril, martes tal vez, con un sol que alumbraba y calentaba la incertidumbre y la casa como una cueva de sensaciones nuevas. La masa de pan en reposo para que creciera y una trinchera infinita que empezaba y terminaba en el garaje de tu casa.

El pequeño jardín interior con la mesa puesta con ese mantel de cuadros azules jugando a que todo estaría bien. De vez en cuando se oían alguna moto y sirenas en cortas llamadas de atención. Pero sobre todo era silencio.

Dos mil veinte, año de silencios propios y ajenos. Es natural que, después de la comodidad de la imposición del ostracismo, un gobierno no sepa cómo gestionar los gritos, los puños, las banderas, los versos agresivos, las marchas y las manchas de tinta roja y negra. Al...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor