Cerrar

Ir

Arte salvavidas

Apareció la figura del gran maestro Orellana y la orquesta dio inicio. Lo que vino después es digno de vivirse más que escribirse.
Tipo de Nota: 
Opinión

Arte salvavidas

04 de Diciembre de 2012
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Tenía unas ganas incontenibles de ir a este concierto. Primero, porque es un privilegio ser audiencia en cualquier presentación musical del maestro Joaquín Orellana. Pero además, porque era la clausura de un año de homenaje a su trayectoria, y ya se había anunciado un atractivo repertorio que iba desde estrenos de obras inconclusas de su pasado, hasta obras recientes adaptadas a sus útiles sonoros.

Redes-lateral

Aunque el evento no era a hora pico, me tocó lidiar con situaciones típicas de final de jornada. Lo primero, el tráfico. Ese que vivimos los guatemaltecos a diario, unos con más sufrimiento que otros. Por un lado, rostros de quienes esperan en las paradas o van ya en las camionetas. Las miradas van perdidas, como volando hacia un afuera que los lleve lo más lejos posible de esa realidad sobre ruedas. Después de un día completo de trabajo, todavía faltan dos, tres... cuántas horas para llegar ...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico