Cerrar

Ir

Áreas protegidas: narcos sí, comunidades no

Las personas que viven en las comunidades son un estorbo, por lo que su desalojo es una solución atractiva, ajena al interés honesto y legítimo por conservar la riqueza natural y cultural.
Tipo de Nota: 
Opinión

Áreas protegidas: narcos sí, comunidades no

10 de Diciembre de 2019

Redes-lateral

Hace dos años escribí acerca de los desalojos y los posteriores desplazamientos forzados que afectan a poblaciones indígenas y campesinas rurales, que en ocasiones son las dueñas legítimas de las tierras de donde las retiran.

Las tensiones entre las comunidades y las instituciones ambientales tienen como antecedente un pasado que propició la colonización, al que le siguió un sistema de conservación y protección de los recursos naturales. Este es el caso de Petén. Un caso que destaca es el del desalojo y desplazamiento forzado de 111 familias de la comunidad Laguna Larga que desde 2017 se encuentran en c...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a