Cerrar

x
Ir

Análisis epistolares en torno a una masacre

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
“Para los trabajadores indígenas y la elite de los hacendados. El mensaje es: ‘estamos aquí y si te atraviesas en el camino estás muerto’”, afirma Colby Martin
“Estos países no tienen los recursos para pelear contra los carteles y el impacto de este tipo de mensajes violentos no deben ser minimizados... No estoy convencida que algún líder de Guatemala fuera capaz de resistir la presión de los narcos cuando hay dinero para hacer y tienen sus propios pellejos que salvar”, dice Karen Hooper, una de las analistas.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Análisis epistolares en torno a una masacre

Tiempo aproximado de lectura: 11 mins
Créditos: 
Historia completa Temas clave

El 15 de mayo de 2011, 27 campesinos fueron asesinados en la finca Los Cocos, en Petén. Esta masacre provocó la declaración de estado de sitio y la movilización del ejército en todo el departamento. A tres días de los hechos, un grupo de analistas de Stratfor –una de las agencias más grandes de inteligencia y espionaje a nivel mundial- intercambiaba frenéticos correos electrónicos para realizar un documento titulado: “Análisis Táctico Masacre Guatemala 11059”.

Al atardecer del 18 de mayo, Victoria Allen, analista táctica de Stratfor, -ex especialista en seguridad de fronteras para una empresa privada y, al inicio de  su carrera, diseñadora de coffee table books o libros objeto de colección-, envía un correo electrónico a una dirección que redirecciona el mensaje a un número desconocido de “analistas”. Allen pone al tanto a sus compañeros de la masacre en Petén:

“La noche entre el 14 y 15 de mayo, campesinos guatemaltecos fueron masacrados en la finca de un finquero cerca del pueblo de San Benito, en el departamento de Petén. El asesinato masivo aparenta ser el trabajo del cartel de los Zetas, ya es conocida su presencia en Chiapas y Campeche”. La analista describe “el espantoso escenario de cuerpos desmembrados y degollados”. Y explica cómo “escribieron con sangre un narco-mensaje en la pared de una construcción, utilizando la pierna de una víctima como utensilio para escribir, lo cual no es común en los Zetas”.

Sin embargo, matiza que en los últimos dos años los zetas tienden a asesinar a sus víctimas de forma particularmente sádica, cuando el tiempo lo permite y se requiere enviar un mensaje. “Que haya ocurrido este evento y que éste involucre  a los Zetas, no es lo que lo hace relevante”, y propone: “una serie de aspectos inusuales presenta la probabilidad del progreso de las actividades Zeta en el norte de Guatemala”.

“El departamento de Petén es remoto, subdesarrollado y con gente independiente y desconfiada del gobierno (esto debe ser reescrito por Colby para ser más certeros sobre los significativo de la cultura, de la región, los foráneos, el gobierno, los kaibiles, etc.)”; Allen explica que es sabido que los Zetas en los últimos años han reclutado a muchos kaibiles guatemaltecos, “las fuerzas especiales del ejército”, aclara.

“Basados en reportes testimoniales, dos de los sobrevivientes de la masacre describieron la vestimenta de los atacantes como uniformes militares y explicaron que tenían acentos mexicanos”, asegura Allen; el mismo día en que en Guatemala la Fiscal General anunciaba la captura de un ex kaibil como uno de los responsables del hecho.

La analista duda que los atacantes desconocieran el paradero de Otto Salguero, el dueño de la finca que no estaba allí. “Hay grandes anomalías en el hecho”, afirma Allen. Ella no cree que los campesinos hayan sido asesinados por no proveer información sobre el paradero de Salguero, de quien “hay información en los medios de que estaba comprometido con los Zetas, como contador de éstos por muchos años”. Sin embargo, explica Allen, Stratfor está en el proceso de corroborar las conexiones.

Allen afirma que “un profundo mensaje se ha dado”. La analista considera que según “la información previa que posee Stratfor el mensaje es para indicar que nadie está a salvo: desde los campesinos promedio hasta la elite de terratenientes -que representa al Estado-”.

En el mismo sentido, Allen opina: “Cuanto más espantosa es la escena creada por los Zetas, más recordará a los guatemaltecos las horrorosas acciones de los escuadrones de la muerte en los 36 años de guerra civil, -y los escuadrones de la muerte eran kaibiles, que ahora están alineados con los Zetas-. El principal miedo que este evento produjo en los guatemaltecos, evidenciado por Stratfor, es que algunas fuentes se resisten a discutir o incluso a reconocer que todo esto haya pasado (en referencia a las masacres del conflicto armado)”.

Allen finaliza su mensaje considerando la matanza como un tema dramático con “un efecto geopolítico en el país y en la región”.

El día siguiente, el 19 de mayo, a primeras horas de la mañana; el grupo de analistas recibe un mensaje de Sean Noonan (se desconoce su puesto en la empresa, probablemente encargado de edición). Sin saludos, como se caracterizan todos los intercambios epistolares de los analistas, envía un escueto mensaje: “Por favor, eliminen del análisis estas palabras, como sugerí ayer: masacre (es un asesinato masivo), sádico (es un “desorden de personalidad” y nosotros no somos “loqueros” (“shrink”, sicólogo en términos despectivos o coloquiales). Por favor, describan en seco, con términos tácticos). “Matanza”, simplemente no usamos términos como ese”.

Una hora más tarde Reva Bhala, directora de análisis de Stratfor, inicia su correo pidiendo eliminar también de los comentarios las adjetivaciones como “horroroso” y “espantoso”.

Luego, desmenuza el análisis preliminar de Allen: “La elite de los terratenientes no “representa” al Estado. De hecho, “Sandra” (sic) (en posible referencia a Sandra Torres), tiene un verdadero problema en sus manos con la elite de los terratenientes, mientras más intenta obtener el voto populista/indígena. La elite de hacendados es una poderosa parte del Estado, pero no la representa, no es la palabra correcta”.

Bhala desestima las opiniones de Allen y cuestiona la afirmación de que los hechos tendrán efectos dramáticos en la geopolítica del país y Centro América. “¿Qué se supone qué es “efectos dramáticos en la región”?”.

La directora de análisis asegura que los Zetas han estado “allí desde hace tiempo, pareciera que con la cooperación de Sandra Torres y sus aliados”.

Bhala afirma que los Zetas han usado ese tipo de mensajes intimidatorios todo el tiempo. “Esta analista (en referencia a Victoria Allen) presenta los hechos como que algo radicalmente nuevo está pasando. El asesinato masivo es notorio, seguro, pero no veo que tenga un impacto fundamental en la geopolítica centroamericana”.

Poco tiempo después, esa misma mañana, Karen Hooper, directora de análisis para Latinoamérica en Stratfor, cuestiona: “Aunque queramos atenuarlo, no creo que sea irracional indicar el influjo de la presencia del cartel mexicano en Centro América como un cambio del juego. Estos países no tienen los recursos para pelear contra los carteles y el impacto de este tipo de mensajes violentos no deben ser minimizados”.

Por cierto, pregunta Hooper, “yo quisiera saber por qué pensamos que Sandra Colom es particularmente corrupta. Sé que ha habido rumores, pero no olvidemos esto: a) la elite en Guatemala ha invertido mucho en desacreditarla y b) todos ellos son sucios. ¿Qué tenemos realmente sobre ella?”.

Reva Bhala, vuelve a insistir en la presencia previa de los Zetas en Guatemala y declara: “Miren las amenazas a Colom sólo unos meses atrás. Decir que esto transforma la geopolítica de Guatemala y la región es una gran exageración”.

Y, la directora afirma: “Las acusaciones contra Sandra son más que rumores, yo he tenido oportunidad de saber desde hace dos años. Ella se ha hecho de muchos enemigos y también de mucho dinero. No desacreditaría las acusaciones, sólo es para tenerlo en mente”.

Karen Hooper contesta: “Me encantaría ver cuál es la evidencia que tenemos de ella para creer que sea mucho más corrupta que el resto de la elite, o que su esposo. Lo que he escuchado hasta ahora son “rumores” y “nada más que rumores”.

Y cuestiona a sus colegas: “Si se ha rumorado que ella es la actual presidenta, ¿qué cambia si se convierte en una presidenta real?

“No estoy convencida que algún líder de Guatemala fuera capaz de resistir la presión de los narcos cuando hay dinero para hacer y tienen sus propios pellejos que salvar”, sentencia.

Reva Bhala contesta en dos líneas, secas como exigió Noonan: “si ella se convierte en presidente real, tendrás un narco-estado de facto, simplemente más oficial que ahora”.

En la tarde, del mismo 19, Colby Martin, analista de inteligencia táctica para Stratfor, -pero también fundador y director del 2004 al 2010 de Mayan Hope, una organización no gubernamental que según su sitio en internet brinda ayuda a niños del altiplano de Guatemala-, responde a los cuestionamientos de Bhala: “Al decir que las elites representan el Estado nos referimos a términos prácticos. Si revisas la historia de Guatemala, las elites hacendadas SON el gobierno/economía. Durante el conflicto estas elites y la CIA fueron quienes derrocaron el gobierno de Guzmán (probablemente en referencia a Árbenz Guzmán), después de que temieran que la United Fruit Company no sería el último de los terratenientes que perderían la tierra ociosa”.

El analista afirma: “Sandra (y cualquier otro candidato) siempre tendrá problema con las elites cuando busquen el voto indígena porque las elites creen (y correctamente) que ellos son el país, y que sin ellos podrás tener el voto popular, pero no tendrás ningún poder real para hablar”.  Y amplía: “Ellos creen que son Guatemala y su pensamiento es que sin ellos el país no es nada más que una colección de tribus (y ellos realmente lo creen, por más racista que esto suene)”.

Colby Martin, en la misma línea de Allen, apuesta por lo significativo del hecho y por la intención de enviar un mensaje: “La pregunta es: ¿por qué matar a un montón de campesinos pobres que desconocen algo que tú ya sabes?”.

Martin lo considera un mensaje para ambos sectores: “Para los trabajadores indígenas y la elite de los hacendados. El mensaje es: ‘estamos aquí y si te atraviesas en el camino estás muerto’”. Según el analista “el uso” de Zetas mexicanos en lugar de guatemaltecos (de acuerdo a la información del sobreviviente y al desconocimiento de información posterior) “es significativo por las políticas de la región”.

“Cuando estuve allá en 2006-2007, los colombianos presionaban a Guatemala para tomar los corredores de la droga. ¿Seguro que no eran sólo enlaces colombianos con los Zetas, BLO, Chapo, etc.?”. La teoría de Martin es que los colombianos llegan a Guatemala a entregar las drogas y a manejar el negocio con mexicanos y centroamericanos, pero no controlan las rutas.

“Tengo un buen amigo que es ex D2/G2”, explica Martin, “que me dijo que uno de nuestros amigos acababa de ser asesinado por colombianos afuera de Moralas (sic), donde algunos de los trabajadores son originarios (en referencia a Morales, Izabal) y que los colombianos estaban presionando en Guatemala para tomar el mercado. Él dijo que pensó que era “divertido” que los colombianos pensarán que podían asumir el control”, el amigo de Martin, aseguró que los guatemaltecos “no se atemorizarían fácilmente y pelearían con especial ferocidad, porque “Guatemala será manejada por guatemaltecos, nadie mas”. 

Según Martin, los carteles mexicanos parecen entender esto, y a pesar de que son mexicanos DTO (Drug Trafficking Organisation –Organización de Tráfico de Drogas-) en Guatemala, “ellos trabajan CON guatemaltecos que controlan las rutas. Aunque hubiese sido un ataque contra Otto Salguero y su familia, la “utilización” de mexicanos es significativa. En un país donde enviar a asesinar a alguien puede costar aproximadamente 7 dólares, era innecesario a menos que se hubiese trazado un objetivo más grande”, afirma el analista.

“Pienso que los carteles están aumentando por algo que nosotros sabíamos que venía. Probablemente no desean seguir repartiendo el botín con los guatemaltecos, por lo que desean presionar la Guerra en Guatemala a una escala más grande, para tomar las rutas”.

Aunque es posible que sea un caso de “recuerden quiénes somos, no nos jodan”. Finaliza diciendo que no tienen certezas.

Ante una posible confrontación, Colby augura: “Esto por supuesto traerá al ejercito, pero no detendrá la violencia. Pero para asegurar las rutas para Sandra y su gente”.  El analista sugiere que puede estarse apresurando, pero vuelve a afirmar “Sí, en términos prácticos considerando la cantidad de militares de baja y en activo involucrados en el tráfico de drogas (además del involucramiento de Torres en esto), los militares estarían asegurando la ruta de su gente”.

Colby declara que con la matanza “el gobierno de Guatemala enfrentó presiones externas -leer Estados Unidos- y e internas -de la población en general y los empresarios, que estaban aterrorizados con estos asesinatos-. En la práctica, sí, el Ejército actúa como el cartel más grande, justo como en México”. Y dice “el mayor miedo es que el ejército se involucre, porque no importa cuáles sean sus intenciones, serán incapaces de resistir los DTO (organizaciones de tráfico) y el dinero”.

El analista finaliza su correo diciendo: “La expansión del rol del ejército en Guatemala es algo por lo que la población está luchando. Y sí, ellos necesitan protección, pero ¿confían en el ejército para que se la provea? Lo que he escuchado de mis fuentes es que dirigir el ejército al conflicto es el peor de los escenarios, y algo que aterroriza a los guatemaltecos. Pero es precisamente lo que ha pasado”.

****

Estos documentos "tácticos", como Plaza Pública explicó anteriormente, servirían después para que la Stratfor (por Strategic Forecast) Global Intelligence, creada por George Friedman, diera información a sus clientes: empresas privadas, embajadas y ministerios de relaciones exteriores. Es necesario aclarar que, como bien se refleja en este intercambio de correos, esta información funciona como cerillos para iluminar algunos temas en la sombra, pero en ningún momento proveen certeza o dan evidencias concretas, como aquí se percibe. En esta correspondencia es posible incluso observar las discusiones y desacuerdos que existen entre los diversos analistas sobre un mismo tema. Funciona Stratfor, para conocer el tipo de información que manejan decenas de empresas privadas y públicas para la toma de decisiones; y se constituye, probablemente, en una posible pieza para el rompecabezas.

**Enlace al primero de dos documentos revelado por Plaza Pública. Enlace a la segunda cadena de correos.

 

*Se ha utilizado el paréntesis para introducir explicaciones de Plaza Pública y guiones cuando son comentarios literales de los archivos.

Autor
Autor
a
a