Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Acul y Tzalbal, el despojo de los gobiernos militares
Ir

Acul y Tzalbal, el despojo de los gobiernos militares

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Lema pintado en una pared del Palacio de Gobernación de Santa Cruz del Quiché. En los años 80 fue la sede del cuartel militar.
Corporación Municipal de Nebaj entre el 1982 y el 1986. A lado del alcalde Jacinto de Paz Pérez, al centro con sombrero, un militar representa el poder de facto en el municipio.
Rótulo en el cantón Xecax, periferia de Nebaj.
Placa conmemorativa a las víctimas del conflicto armado, cementerio de Acul.
Miguel Brito, alcalde indígena de Acul, enseña el título de tenencia de las cinco caballerías pertenecientes a la finca.
Asamblea comunitaria en Acul con representantes de Fontierra.
Pobladores de Acul convenidos a la asamblea comunitaria.
Juan Raymundo, de 73 años vivió dos años en las montañas. En 1983 regresó a Acul, convertida en “aldea modelo”, donde aceptó formar parte de la Patrulla de Autodefensa Civil, PAC.
Juana Cobo, izquierda, y Manuela Raymundo, de pie, se refugiaron en las montañas durante años. Regresaron con sus familias a Acul cuando la comunidad fue constituida en “aldea modelo”.
De izquierda a derecha: el alcalde comunitario Diego Ángel Tzoc, los delegados de la Comisión de Tierra, Diego Raymundo y Pedro Herrera, y el alcalde indígena Baltazar Herrera de la aldea Tzalbal.
Santos Pablo Álvarez, síndico primero de la anterior Corporación Municipal de Nebaj, enseña el mapa de las 33 caballerías de la finca estatal de Tzalbal.
Vicente de León, de 68 años. Permaneció escondido en la montaña por cinco años. Regresó a Tzalbal en 1984 y trabajó como patrullero hasta la firma de los Acuerdos de Paz.
Francisco López, de 62 años, con su esposa Petrona. López fue secuestrado por el ejército a los 23 años. Logró sobrevivir a una ejecución y hasta 1996 se refugió en Caba, una de las Comunidades de Población en Resistencia, CPR.
Vista del camino que lleva a Acul desde la localidad de Xecoxó, en los alrededores de Tzalbal.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 20 mins

Durante 28 años nadie, en Nebaj, Quiché, supo que el ejército había expropiado del ejido municipal los territorios en que se asentaban dos comunidades y los había registrado como Bienes de la Nación. La estrategia antisubversiva de “polos de desarrollo”, durante los gobiernos militares, hoy tiene como secuela que los habitantes de Acul y Tzalbal no estén seguros de que su tierra les pertenezca. Pero están intentando que así sea.

Entre 1983 y 1984, cuando el Estado de Guatemala creó los “polos de desarrollo” como una estrategia antisubversiva, se expropiaron terrenos de dos comunidades. Durante 28 años, los habitantes de Acul y Tzalbal, en Nebaj, Quiché, no supieron que la tierra de su comunidad ya no era de ellos. El ejército la había inscrito como un bien de la Nación. Hoy estas dos comunidades buscan una forma de recuperar lo que les quitaron.

Hasta antes del 9 de diciembre de 1983, la tierra comunal del mun...

Autor
Autor
a
a