Cerrar

Ir

41

Tipo de Nota: 
Opinión

41

19 de Marzo de 2018
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Siempre detesté a Julio Iglesias por misógino, por macho. Pero seguramente me repugna tanto porque macho y misógino es este país: país en el que ser mujer y ser niña es un verdadero martirio.

Redes-lateral

País en el que toda institución pública se alivia del tedio con una vieja radio y con canciones del recuerdo que acompañan los eternos papeleos y espanta la muerte implícita en la burocracia. Ese día no fue la excepción: Iglesias misógino y tedio mientras la muerte se paseaba por los jardines. De niña a mujer, y yo acompañando la peor noticia que puede darse: «Su hija está entre las fallecidas. Lo lamento».

Me recuerdo con un listón lila en la solapa del chaleco institucional ...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico