Cerrar

x
Ir

¿Qué puede esperar Wendy, la del Polochic?

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión

¿Qué puede esperar Wendy, la del Polochic?

20 de Septiembre de 2011
Tiempo aproximado de lectura: 5 mins
Créditos: 

Después de leer en Plaza Pública el artículo Wendy en Guatemala, el País de Nunca Jamás, sobre los padecimientos de las comunidades del Polochic, me vino a la memoria cómo en el año 2007, Prensa Libre, en un editorial –que competiría con la más famosa fábula de Esopo– declaró personaje del año la señora Wendy Widmann de Berger por sus virtudes humanas y contribuciones al programa Creciendo Bien.

La imagen que presentó aquel medio fue de tal envergadura que si son verdad todas esas cualidades, se esperaría que doña Wendy estuviese dando un ejemplo y haciendo lo posible por lograr una solución justa y humana al problema que vincula directamente a la familia Widmann con el Polochic.

En Guatemala estamos acostumbrados a adoptar posiciones inflexibles, a ser poco reflexivos, a vivir envueltos en fantasías o mentiras y sobre todo a tener poca memoria. Y aunque no se puede generaliza...

En lugar de un juego limpio se observa una estrategia que oculta una tremenda avaricia. Pero lo paradigmático es que el caso de los azucareros se repite en muchos otros sectores como el de las bebidas gaseosas, la cerveza, el cemento, las telefónicas, los bancos, la minería, el tabaco y hasta las maquilas.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a