Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Una nube de dudas sobre la reacción del gobierno ante la tragedia
Ir

Una nube de dudas sobre la reacción del gobierno ante la tragedia

Los huéspedes y personal del hotel La Reunión, el lujoso resort ubicado en esa zona, habían sido evacuados desde las 12:45 horas.
El portavoz de la Conred, David de León, asegura que se siguieron los protocolos de seguridad e intervención previamente establecidos.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) asegura que actuó en tiempo y de acuerdo a los protocolos establecidos en la tragedia que devino a la erupción del volcán de Fuego. Diputados y pobladores tienen dudas de ello.

La primera alerta sobre lo que horas después sería la tragedia llegó a las 6:00 de la mañana del domingo 3 de junio. El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) emitió un boletín acerca de las erupciones del volcán de Fuego, en el que recomendó a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) implementar el estado de alerta que considerara necesario, principalmente en las áreas de Sangre de Cristo y San Pedro Yepocapa. En ese boletín se reportaban explosiones y columnas de ceniza de seis mil metros sobre el nivel del mar. La ceniza se desplazaba hacia la aldea Sangre de Cristo y San Pedro Yepocapa. También se consideró que había probabilidades altas de que la ceniza llegara a Chimaltenango, Parramos, Pastores y Antigua Guatemala. Un segundo bolentín fue emitido a las 10:05, ratificando el anterior.

El siguiente boletín aumentó la alerta. Fue publicado a las 13:45. El Insivumeh describe a la erupción como “la más fuerte registrada en los últimos años” con flujos piroclásticos fuertes en las barracas Seca, Cenizas, Mineral, Taniluya, Las Lajas, y Barranca Honda. La columna de ceniza había alcanzado los diez mil metros sobre el nivel del mar. Había caída de ceniza a más de 25 kilómetros de San Miguel Las Dueñas, Alotenango, Antigua Guatemala y Chimaltenango. En este ya sugería a la Conred “evacuar a las personas de Sangre de Cristo por el descenso de flujos piroclásticos”.

Un tercer boletín fue despachado quince minutos después. En este recomendaba a la Dirección General de Aeronáutica Civil cerrar el aeropuerto La Aurora. Para entonces la ceniza lanzada por el volcán ya era perceptible en la capital. Hasta ese momento, en los boletines del Insivumeh no se mencionaba a la comunidad de San Miguel Los Lotes de la aldea El Rodeo, Escuintla.

Después del aviso de las 13:45, la Conred mandó a su delegado, Juan Francisco Galindo, para verificar las erupciones. Galindo falleció en la aldea El Rodeo, la cual quedó soterrada bajo escombros volcánicos. De acuerdo al diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Jairo Flores, las autoridades de Protección Civil demoraron demasiado en actuar. El legislador habla de negligencia y falta de capacidad de las autoridades para actuar durante la emergencia. Las alertas del Insivumeh, explica Flores, deberían haber sido suficientes para que la coordinadora mandara a los Equipos de Respuesta Inmediata (ERI) y no solo al delegado. Además, dice, la alerta en los lugares debió haber sido roja y no naranja.

[relacionadapzp2]

La Conred declaró la alerta naranja a las 16:45 horas, cuando la ceniza ya cubría la comunidad de San Miguel Los Lotes de la aldea El Rodeo, en Escuintla, y decenas de personas ya habían sido alcanzadas por la erupción volcánica. Hasta entonces iniciaron los procesos de evacuación, pero la tragedia ya había empezado. El número de damnificados llegaba a los 1.7 millones y cerca de tres mil personas habían sido evacuadas.

[frasepzp1]

Sin embargo, los huéspedes y personal del hotel La Reunión, el lujoso resort ubicado en esa zona, habían sido evacuados desde las 12:45 horas. El campo de golf de ese hotel quedó completamente cubierto de lava, cenizas y material piroclástico.

A las 18:40 horas el presidente Jimmy Morales, parte de su gabinete y el secretario de la Conred, Sergio García Cabañas, ofrecieron una conferencia de prensa. García aseguró que monitorearon las alertas desde temprano y únicamente observaron caída de ceniza en cinco departamentos. Hasta las cuatro de la tarde, dijo el funcionario, llegaron las noticias de que el flujo piroclástico había tomado rumbo hacia la comunidad El Rodeo.

El mandatario pasó el micrófono a distintos miembros de su gabinete para que explicaran el trabajo de su cartera durante la tragedia. La alerta en los tres departamentos afectados se elevó a roja. Morales mantuvo un semblante serio, seguro. El motivo de la tardanza en las acciones de la Conred fue abordado gracias a la pregunta de un reportero, quien cuestionó las decisiones del Ejecutivo, dado que las alertas estaban desde la mañana. El mandatario respondió que la información “no era precisa”, pues el personal de la Conred ya se encontraba en los lugares.

Varios vecinos afectados han dicho que nunca les dijeron que había que evacuar. Muchos salieron vivos porque corrieron del lugar al ver como “el volcán se nos venía encima”, cubiertos en ceniza y sin estar seguros de si sus familiares los seguían. Lo perdieron todo.

La Conred: los cambios en los altos mandos sí afectan el resultado

En junio de 2016, Alejandro Maldonado Lutomirsky fue destituido como secretario de la coordinadora, cargo que ocupó de 2000 a 2004 y de 2008 a 2016. Fueron tres administraciones, una cosa poco usual en entes estatales donde las posiciones de dirección suelen renovarse cada gobierno.

El gobierno no explicó los motivos de la destitución de Maldonado Lutomirsky, y en su lugar designó a García Cabañas, quien tiene más de 20 años de laborar en esa coordinadora, pero que según personal técnico de la Conred que ha sido destituido durante su gestión, “tiene conocimientos y experiencia, pero carece de liderazgo y capacidad política para conducir y tomar decisiones”.

El diputado Flores recuerda el procedimiento realizado durante la erupción del volcán de Fuego de 2015. “El primer boletín del Insivumeh se dio a las 7:00 de la mañana. A las 11:00 se incrementó la actividad y a medio día estaban evacuando. Se evacuaron 4,385 personas. No hubo víctimas”. En 2010, agrega, con el incidente registrado en el volcán de Pacaya, se evacuaron a 2,030 personas y solo hubo un fallecido.

“Siempre es preferible evacuar y que no pase nada, a no evacuar y que suceda una tragedia”, señala el legislador.  La UNE, bancada a la que pertenece el diputado, criticó fuertemente la reacción de la Conred en la sesión del lunes en la que se ratificó el Estado de Calamidad. Flores y Mario Taracena señalaron a García Cabañas de negligencia. Ambos exigieron su destitución inmediata.

[frasepzp2]

Edwin Lux, también diputado de la UNE, reclamó en el pleno que desde la salida de Maldonado Lutomirsky cambió la estructura de la Conred, al punto que deshizo todo lo que se había trabajado en los últimos años. El congresista calificó el cambio de mando como “un error garrafal de este gobierno”.

Lux hizo referencia, además, al ejercicio de Fuerzas Armadas Humanitarias (FAHUM) que tuvo lugar del 16 al 27 de abril de 2018. La actividad era un simulacro por erupción de volcán de fuego. El objetivo general era evaluar las capacidades de atención y respuesta durante una situación de riesgo, emergencia o desastre. “¿Cómo es posible que se haga un simulacro de calidad internacional y hoy tengamos esos resultados?”, cuestionó el congresista en el pleno.

Flores aseguró que citarán a García Cabañas y, de ser necesario, presentarán una denuncia ante el Ministerio Público (MP) por negligencia. Julia Barrera, vocera del MP, dijo a Plaza Pública que por tratarse de un desastre natural, el MP no tiene contemplado hacer una investigación de oficio sobre las posibles responsabilidades instituciones de la tragedia. A no ser, dijo, que alguien presente una denuncia.  

El portavoz de la Conred, David de León, asegura que se siguieron los protocolos de seguridad e intervención previamente establecidos. También dice que atendieron las alertas recibidas de parte de las diferentes alcaldías de las comunidades aledañas, y explica que la zona ya estaba bajo una alerta amarilla por la temporada de lluvias, por lo que aumentarla a naranja era lo siguiente. No considera pertinente el señalamiento de los congresistas.

El estado de Calamidad

El Estado de Calamidad Pública decretado la noche del domingo por el Consejo de Ministros, fue ratificado el lunes por el Congreso con el voto de 112 diputados.

El estado de Calamidad tendrá una duración de 30 días y fue delimitado a los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, los más afectados por la erupción. El decreto suprime la libre locomoción y la libertad de acción en estos lugares. El Congreso modificó el artículo relacionado al tema de adquisición de bienes para delimitar las compras y contratación de servicios “exclusivamente para destino del área territorial de calamidad”. Ello implica que todas las compras deberán ser fiscalizadas por la Contraloría General de Cuentas y ser registradas en Guatecompras.

[relacionadapzp2]

El Congreso también acordó donar Q10 millones de su fondo de ahorros para ayudar a los afectados en la tragedia.

El ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, dijo que las instituciones podrán comprar “por excepción” (sin cumplir con lo establecido en la Ley de Compras y Contrataciones) bajo el estado de Calamidad, pero únicamente podrán adquirir bienes o servicios que tengan relación con la tragedia.

En las semanas previo a la erupción del volcán, Morales habló acerca del presupuesto y cómo lo tenía atado de manos. El domingo, día de la tragedia, aseguró que “según nuestra ley de presupuesto no podemos contar con ni un solo centavo. La ley de presupuesto no contempla que el Estado pueda gastar un centavo en emergencias”.

Su argumento era falso. El artículo 101 de la Ley de Presupuesto vigente establece que se puede conformar un fondo emergente luego de declarar estado de Calamidad Pública. El gobierno cuenta con Q191 millones para este fin.

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a