Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Una cuestión de dignidad
Ir
Estela Coc Chamán, 18, proveniente de Lancetillo, Uspantán, El Quiché, marcha junto con su hijo, Willy, de dos años, llegando al centro histórico de la capital / Simone Dalmasso

Una cuestión de dignidad

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 1 min

Más de un millar de campesinos encabezados por autoridades indígenas, y a los que se unieron decenas de activistas, llegaron el jueves a la capital provenientes de Quetzaltenango, tras caminar durante ocho días en la que llamaron Marcha por la Dignidad.

Estela Coc Chamán tiene 18 años y un hijo de dos colgando del rebozo. Lo lleva cargado así desde que se fue de su aldea, Lancetillo, departamento de El Quiché, para unirse a la Marcha por la Dignidad, convocada por autoridades ancestrales de medio país y la Asamblea Social y Popular, el pasado 1 de mayo. Con más de 200 kilómetros recorridos a pie, desde la ciudad de Quetzaltenango, Estela sigue con fuerzas para soplar la vuvuzela a todo pulmón, en el ruidoso cortejo que avanza por las calles ...

Autor
Autor
a
a