Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Richard N. Adams, como el pelícano...
Ir

Richard N. Adams, como el pelícano...

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Si se le hubiera preguntado en ese tiempo cuál es el motor de la historia, no hubiera respondido que la memoria, ni la lucha de clases, sino la tecnología.
Yo me quedé con conceptos elementales de su teoría de poder y con esos me fui batiendo en la investigación por bastante tiempo.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 12 mins

Hace poco más de un mes, el 11 de septiembre de 2018, murió en Panajachel el antropólogo Richard N. Adams. Por iniciativa del historiador guatemalteco, Arturo Taracena, que me instó a escribir unas líneas sobre él, he juntado algunos recuerdos para perfilar un poco su personalidad y su aporte a la antropología, a sabiendas que fue un cientista muy debatido en Guatemala. Adoptaré una perspectiva personal y, por supuesto, no cimentada científica y sistemáticamente. Para alguien con más energía queda esta tarea sobre un estudioso rico y complicado.

Nació en 1924 en Ann Arbor, Michigan, Estados Unidos. Realizó sus estudios de pregrado en la Universidad de Michigan, donde se graduó en 1947. Posteriormente, realizó sus estudios de maestría y doctorado en la Universidad de Yale y se graduó en 1949 y 1951, respectivamente. Su tesis de doctorado fue acerca del desarrollo autónomo de Muquiyauyo, Perú.

Sus últimos años los vivió tranquilamente junto a su esposa, Betty Hannstein, en Panajachel, a la orilla del lago de Atitlán en Guatemala...

Autor
Autor
a
a