Análisis de Plaza Pública

“Quiero que alguien me demuestre que hubo genocidio”

A continuación está la entrevista dividida por temas, con links a los artículos mencionados en la entrevista. Puede encontrar a la derecha el video del Foro de Otto Pérez con la URL, el audio de la entrevista con Plaza Pública y los comentarios de facebook y twitter de los lectores. En las notas relacionadas (abajo de la entrevista y arriba de los comentarios) encontrará el análisis de Plaza Pública sobre las respuestas de Otto Pérez en el Foro de la URL y columnas relacionadas.

 

ÍNDICE TEMÁTICO:

1. El futuro del MP y Mano Dura
2. Ejército, crimen organizado y narcotráfico
3. Genocidio
4. Empresarios y reforma fiscal
5. Clientelismo y corrupción

Otto Pérez Molina, militar en los tiempos duros de la guerra, ex director de inteligencia, signatario de los acuerdos de paz, último líder del ejército, es un competidor de largas distancias. Se siente seguro porque está más cerca que nunca de una meta que probablemente se trazó hace 30 años, la jefatura de Estado. Así, defiende la flexibilidad de su partido para considerar como líderes populares a políticos clientelares y corruptos, o no se inmuta cuando le preguntan si fueron genocidio las masacres de indígenas en el Altiplano, en las que con la idea de arrasar con todo, desde la raíz, se arrancaba a los fetos de los vientres de sus madres.

Tiene muy claro a dónde quiere llegar y una estrategia firme para lograrlo. Esboza un gobierno conservador, pero no radical –a pesar de inspirarse en el uribismo– y asegura que mantendrá en su puesto a la fiscal general Claudia Paz, guardará autonomía respecto del empresariado y buscará a toda prisa una reforma fiscal profunda. Es crítico con algunas posiciones que ha tomado el Ejército, pero subraya sus fortalezas: sostiene que es la única institución que tiene mecanismos para autodepurarse de la infiltración del crimen organizado.

Sabido de estar frente a un auditorio que le respeta como persona pero que no le adora ni le ovaciona, acudió puntual a un foro organizado por la Universidad Rafael Landívar, que duró hora y media, y tuvo como corolario una entrevista con Plaza Pública. En casi otra más contestó sin prisa cada una de las interrogantes, delineando con sus respuestas y sus silencios su personalidad y las posiciones de quien podría ser el primer exmilitar que gobierne el país desde el retorno a la democracia.

 

1. El futuro del MP y Mano Dura

La fiscal Claudia Paz ha sido la jefe del MP electa en el proceso con mayor transparencia en los últimos 20 años, con más resultados que sus antecesores en seis meses en casos de captura de capos, de sicarios, de asesinos, de violadores de derechos humanos. La CICIG y EEUU están muy cómodos trabajando con ella. ¿Si usted llega al Gobierno, respetaría su mandato temporal o la cambiaría?

Nosotros vamos a ser respetuosos de los mandatos. Queremos que haya una gestión por resultados. Si está cumpliendo con su trabajo y dando resultados, sencillamente no hay motivo para removerla, como será con los ministros y funcionarios públicos… y con la Fiscal General será así.

Esa misma frase dijeron los expresidentes Berger y Colom sobre los entonces fiscales. Al llegar al gobierno adujeron que no estaban dando los resultados adecuados y los quitaron. ¿Para usted, Claudia Paz está dando resultados en estos seis meses y el balance es el que esperan (de un Fiscal)?

Yo le diría que sí. Yo diría… pues, siempre hay algunas cositas como por ejemplo la denuncia que puso Roxana Baldetti en el tema de Cohesión Social que no caminó y en la que ellos (el MP) hicieron que no avanzara en ese sentido. A mí me gustaría ver un Ministerio Público en el que se hacen las cosas no importando quién sea el acusado.

Pero si vemos los otros temas que han estado sucediendo y la agilidad que ha mostrado el Ministerio Público, si lo vamos a ver por la gestión por resultados, la gestión de ella ha sido positiva; ha tenido resultados positivos hasta el momento.

Usted mencionaba que el PP fue de los que inició la interpelación contra el ex ministro Vielmann por los asesinatos de los diputados y las cárceles. Sin embargo, la política de la que se acusa (la CICIG y el MP) a la administración Berger de perseguir y matar a quienes puedan ser pandilleros se parece en el imaginario popular a la mano dura. ¿Qué significa en políticas públicas su mano dura si ésta terminó en procesos legales en contra de quienes la aplicaron?

Depende de la interpretación que le dé usted. No es salir a matar al delincuente. Es apego a la ley, cero tolerancia a la violación de la ley. Respetarla y hacer que se cumpla. Y el concepto que le hemos dado es que necesita un presidente que gobierne, y no sea indeciso, no tome decisiones… de eso estamos cansados. Aquí hay que tomar decisiones, riesgos que el presidente tiene que valorar. Lo peor que nos puede pasar es un presidente que llega y deja que las cosas pasen, en lugar de hacer que pasen en la dirección correcta.

El concepto de mano dura que tenemos está alejado del concepto que pueda pensar de capturar pandilleros y no ponerlos ante juez sino darles un tiro de gracia en algún lado… es totalmente diferente a eso que ellos, sin decir que era mano dura, creyeron que era la forma de defender a la población.

Vamos a hacer fuerzas de tareas interinstitucional, que sean apoyadas por la fiscalía y la PDH para verificar que estamos apegados a la ley.

En una pregunta que requiere una respuesta de una palabra, ¿un hipotético gobierno suyo estaría más inspirado o se vería más reflejado en un gobierno como el de Álvaro Uribe o como el de Juan Manuel Santos?

Yo le diría que en un gobierno como el de Álvaro Uribe.  

 

2. Ejército, crimen organizado y narcotráfico

Con esto de mano dura para decidir… Se depura la PNC, el MP, se debate si depurar a los jueces, y sólo la CICIG ha dicho que se tiene que depurar al Ejército de la infiltración del crimen organizado. Usted sería el primer presidente exmilitar desde el retorno a la democracia. ¿Depuraría el ejército de la infiltración del crimen organizado?

Totalmente. El Ejército creo yo que es la única institución que tiene sus propios procedimientos internos para llevar a cabo esta depuración. El Ejército tiene dentro de la dirección de inteligencia civil, una subdirección que se llama contrainteligencia, que protege a la institución precisamente de la infiltración del crimen organizado.

Hay inteligencia propia del ejército que trabaja para esos procesos de depuración, así que ese concepto de que el ejército se tapa con su misma chamarra es equivocado. El ejército siempre ha estado en esta lucha contra el narcotráfico y ha estado muy empeñado en que se dé esa autodepuración. Mejoraremos ese sistema y que si alguien está en esas cosas no sólo sea dado de baja y sancionado administrativamente, sino que enfrente los procesos judiciales que le corresponden.

Si vemos dos casos puntuales, el uso de armas del ejército por parte del narcotráfico o el uso de pistas de aterrizaje para narcotraficantes en bases militares, la autodepuración es un fracaso. Impulsaría usted una depuración externa como sucede en la PNC, ¿o qué haría para que tenga éxito esta depuración?

Quiero decirle que el aterrizaje de aviones del narcotráfico en pistas del ejército… se habló de un caso que no se comprobó.

En Zacapa.

Especularon que la zona militar de Zacapa quería arreglarse para el narcotráfico. Y yo he aterrizado ahí ahora que estoy en gira. No dejan entrar a nadie más que el carro que me va a recoger; piden el listado completo de las personas que van y revisan la aeronave en la que uno va. Hay personal para revisar cada cosa. Aquí hay que llegar al fondo. Es una nota que salió, no está escondida.

Al igual que el tema de las armas, en donde hay que deducir responsabilidad. De dónde y quiénes fueron los responsables. Y es un caso en el que está metida la CICIG. Y están apuntando, según me dijeron la vez pasada, a un… a los niveles más altos del Ejército. Apuntaron al ex ministro de la Defensa. Esperamos que termine y se deduzcan las responsabilidades con las personas que estaban ahí.

¿Por cierto, qué opinión le merecen las columnas sobre el tema que ha publicado recientemente Jose Rubén Zamora en elPeriódico sobre la infiltración del crimen organizado en el ejército?

Yo creo que él tendrá su propia información. Es decir, yo creería que eso le sirve al Ministerio Público para que de oficio proceda a hacer las investigaciones necesarias para que la información que él obtuvo, sirva para investigar y ojalá se puedan obtener las pruebas para procesar a las personas que ha señalado.

Me parece sano que se pueda ventilar públicamente, pero me parece más sano que si hay pruebas, se presenten al Ministerio Público. Que se abran las investigaciones, pues que yo le llegue a contar a usted que equis persona está en el narcotráfico y que usted lo dé por un hecho… Yo creo que aquí… debemos seguir los procesos. Y al que se encuentre metido en eso, que se le deduzcan responsabilidades.

Se ha creado un mito muy grande alrededor de esto, que viene desde los años 70 y años 80, de redes y participación de oficiales en actos criminales y que nunca se ha llegado a demostrar. Y le puedo poner un ejemplo muy claro. A Francisco Ortega Menaldo. Lo sacan en todos los escritos y muchos lados, pero finalmente nunca ha enfrentado en un juicio y se queda sólo en dimes y diretes y publicaciones. Y fíjese que le hablo de alguien con el que no necesariamente tengo una buena relación. Yo le exigí la renuncia a Serrano y él era el jefe del Estado Mayor. Le digo porque es un caso típico, se publica sobre él y lo he visto ahí libremente y nunca nadie ha presentado pruebas.

Lo que hay que hacer es que señalamientos lleguen a la justicia.

La última pregunta, sobre el tema del narcotráfico. Para cerrar tomando en cuenta las últimas capturas de capos relacionados al cartel de Sinaloa. Hace siete años, ex-aliados políticos suyos de la entonces Gran Alianza Nacional, en donde estaba el PP, el MR de Jorge Briz, el PSN de Castillo Sinibaldi, el M-17 de los bergeístas… tuvieron una reunión en la que dos de las personas presentes nos confirmaron a varios periodistas que el Partido Patriota había propuesto para candidato a diputado por Izabal a uno de los Mendoza. Y que el resto de la alianza le había dicho que no. ¿Qué fue lo que pasó con esa reunión y cuál es la relación del Partido Patriota con esta familia acusada de narcotraficantes?

Bueno, quiero decirle que eso es una mentira. Quiero decirle que… el responsable de nosotros allá cuando iniciamos el partido era Alejandro Sinibaldi. A él le tocó ese departamento. En ningún momento nosotros hicimos ninguna propuesta para candidato a diputado a uno de los señores Mendoza… Nosotros sabíamos de qué se trataba. Es más, nosotros le pedimos a la gente del partido que no tuvieran relación con ellos. Nunca existió esa relación. El… el secretario de nosotros allá es Luis Gómez, que sigue siendo colaborador del partido. Él es un agente naviero. Él fue el que empezó a armar toda la organización, pero nosotros nunca llevamos de candidato a ninguno de ellos. E… nunca propusimos tampoco una candidatura de este tipo. Además, allá ya sabíamos que el candidato que iba a ir ahí era… este… que todavía es diputado, Byron, Byron Chacón. Nosotros peleamos por la segunda candidatura, que prefirió quedarse en la Gana. Nosotros creímos que él podía ser el que apoyaba la alianza a pesar de que no era del partido. Cuando el partido se salió de la Gana él prefirió quedarse. Si va allá puede seguir nuestra línea, quiénes son los candidatos a alcaldes, los secretarios, y no va a encontrar ninguna relación con esto.

3. Genocidio

Para cerrar sobre el tema del ejército, usted dijo hace unas horas que había que definir qué era genocidio.

Así es.

La ONU y la Comisión de Esclarecimiento Histórico (de la ONU), que son los que definen qué es genocidio en todo el planeta, declararon que en Guatemala hubo genocidio por las evidencias de las masacres contra indígenas. Por primera vez llega un caso a tribunales de genocidio porque el MP empezó a trabajar el tema de derechos humanos y genocidio. ¿Qué opinión le merece que la Fiscalía empiece a trabajar este tema?

Creo que el tema de violaciones a los derechos humanos hay que investigarlo y seguirlo investigando; aquí no vamos a esconder a nadie. Ahora cuando hablan de genocidio, yo quiero saber quién dijo que en Guatemala hubo genocidio.

Naciones Unidas.

¿Quién en Naciones Unidas?

La Comisión de Esclarecimiento Histórico.

¿Quién? ¿El relator que lo dirigió?

La Comisión.[1]

Mire, yo le voy a decir algo que siempre he dicho y no lo voy a negar ahora siendo candidato presidencial. La Comisión de Esclarecimiento Histórico no logró recoger y no dice la verdad de lo que pasó en el país. Y le voy a decir por qué. No es porque ellos lo hayan hecho por otro lado. Es porque el Ejército no participó en eso. Y fui el principal crítico del Ejército. El Ejército debió llegar, decir, responder y participar en la CEH. El Ejército se inhibió y no fue a explicar qué era el Plan Victoria 82. Lo dejaron a interpretaciones. No explicaron el por qué se dieron las situaciones que se dieron en el altiplano del país. No explicaron los procedimientos de operar, por ejemplo, del EGP (Ejército Guerrillero de los Pobres). El EGP lo que hacía era involucrar a toda la familia, a diferencia de ORPA, involucraba hasta los niños y las mujeres. Fíjese en dónde están concentradas las masacres, están concentradas en el área del EGP. En el área de ORPA, no hay, no hay señalamientos de ese tipo. 

Así que aquí, la verdad de lo que pasó en el enfrentamiento armado interno… yo creo que los guatemaltecos deberíamos tener un equipo científico, serio, responsable, hoy a ya tiempo desde que terminó el conflicto armado, para que se hiciera una investigación seria y pudiera decirnos a los guatemaltecos qué fue lo que pasó.

Y yo le puedo decir en eso: ¿usted sabe cuál es la definición de genocidio?

Exterminio de una población por causas étnicas.

Exterminio de una población por razones de etnia o una religión. Eso no sucedió. Eso no sucedió, de verdad. Aquí lo que sucedió fue porque había gentes que estaban involucradas dentro de las acciones y dentro del campo de batalla. Pero aquí no se fue a decir “todos los kakchiqueles o los kichés o los ixiles van a ser exterminados”. O “usted como es ixil va a ser exterminado”. Eso no pasó. Y se lo puedo demostrar. Yo quisiera que me demuestre, así como yo puedo demostrarle que no sucedió, que nos demuestren por qué dicen que hubo genocidio. Yo personalmente no lo voy a aceptar porque yo sí estuve en el enfrentamiento armado interno. Y jamás hubo una orden en esa dirección y si la hubiera recibido jamás la hubiera cumplido. Que me dijeran que a los ixiles de tal lugar hay que matarlos. No lo hubiera cumplido la mayoría de oficiales.

Le quiero contar. En las unidades también había ixiles. Kakchiqueles. Le quiero contar. El 90% del ejército era población maya, indígena. ¿Cómo es posible que digan que hubo genocidio cuando combatían ixiles contra ixiles? Ahí no hay exterminio. No es por razón de etnia o religión. Quisiera que me expliquen y quisiera oir las explicaciones que van a dar en su momento. Querer magnificar las cosas, querer seguir en ese tema, querer meter figuras que no sucedieron, es querer seguir reavivando el enfrentamiento armado interno. Lo que queremos nosotros es ver hacia delante. Que se haga justicia, sí, pero que se haga justicia, no que se haga lo que un pequeño sector quiere hacer.

Acaba de salir el día domingo un reportaje en uno de los medios de circulación escrito más grande del país, en el que se llama a que se haga un balance y se haga justicia. ¿Qué pasó con el que asesinó al embajador de Estados Unidos? ¿Y al de Alemania? Yo no he visto a nadie que se pronuncie o que cuestionen a las organizaciones que fueron las responsables de esos hechos. A los que hicieron la masacre del Aguacate en Chimaltenango. No he visto al Ministerio Público interesado en eso. Quisiera ver justicia, pero no parcializada.

Para regresar al inicio de su respuesta sobre que no hubo explicación del ejército a la CEH. Lo que hubo en vez de eso fue ocultar planes y documentos clasificados, que hasta la fecha no entregan.

Así es.

En lo que sí hay evidencia es de masacres no sólo a guerrilleros sino a pueblos que podían simpatizar con la guerrilla en el altiplano, y que no sólo se mató a los hombres armados que pudieran ser guerrilleros o a mujeres adultas, sino que se mató a niños, a mujeres embarazadas, arrancaron fetos de las mujeres embarazadas y no sólo matar a los posibles adversarios militares sino a todo el pueblo. Y por ese exterminio de no sólo combatientes sino a poblaciones enteras es que desde la CEH y para cualquier investigador sobre genocidio de todo el planeta es que se ha calificado de una política estatal de exterminio de poblaciones por una supuesta simpatía con las guerrillas.[2]

Pero…

Y en el tema de los juicios por masacres. Según la misma CEH, 93% de las masacres fue perpetada por fuerzas del Estado y hasta ahora no ha habido una sola condena por este 93% de casos. Y para cerrar con el tema, ¿es reavivar el enfrentamiento o buscar justicia contra los que violaron los derechos humanos?[3]

Yo estoy de acuerdo con buscar justicia, pero no que se parcialice. Fui el principal crítico del ejército al no haberse presentado a la CEH y explicado los planes. El Plan Victoria 82 tenía como prioridades recuperar a la población en medio del conflicto, rescatar a la población obligada por la guerrilla a colaborar con ellos y hasta la tercera prioridad era el combate con las unidades. El Plan Victoria vino a darle una vuelta a lo que había anteriormente.

Lo que le digo es que en los lugares en los que participó el EGP, y mire su responsabilidad, el EGP involucró a familias completas, armó a la población. Lo que tenían era fuerzas irregulares locales, desplazaron a la autoridad, pusieron los comités clandestinos locales, suplantaron la autoridad, quemaron los juzgados y la papelería en esa área del EGP. Y lo hicieron para decir que la autoridad era la guerrilla. Y usted encontraba listados en los buzones en donde estaban niños, mujeres, ancianos involucrados con tareas que ellos les ponían.

Fíjese que esperaban que la patrulla llegara en medio de la aldeíta y ahí tenían a la gente apostada, a los que iban a disparar, para que en medio de la aldea les dispararan. Mataban a un soldado, a dos soldados, herían a otros dos y ahí propiciaban el enfrentamiento armado interno. Esas cosas me gustaría que quedaran recogidas. Reaccionaron muchas patrullas en medio de la población cuando veían que compañeros suyos habían sido muertos o heridos.

Eso fue lo que provocó el EGP, así que hay que deducirles esa responsabilidad.

Algunos miembros del EGP, como Gustavo Porras, en su libro reconocía que uno de los errores del EGP era haber magnificado lo que tenían de fuerza y lo que decían que tenía de armas, y que el ejército magnificó también esa fuerza y cantidad de armas que tenía el EGP y por eso vino una reacción tan fuerte. En realidad los campesinos que simpatizaban con el EGP no tenían esa cantidad de armas. Si no, no hubiera habido una aplastante victoria militar como la que hubo. Pero si quiere ese tema podemos verlo en otra entrevista para terminar con las dos preguntas de esta entrevista.




[1] Conclusión 122 de la CEH. En consecuencia, la CEH concluye que agentes del Estado de Guatemala, en el marco de las operaciones contrainsurgentes realizadas entre los años 1981 y 1983, ejecutaron actos de genocidio en contra de grupos del pueblo maya.

[2] Conclusión 111 del CEH. Considerando el conjunto de actos criminales y violaciones de los derechos humanos correspondientes a las regiones y a las épocas señaladas, analizados al efecto de determinar si constituían delito de genocidio, la ceh concluye que la reiteración de actos destructivos dirigidos de forma sistemática contra grupos de la población maya, entre los que se cuenta la eliminación de líderes y actos criminales contra menores que no podían constituir un objetivo militar, pone de manifiesto que el único factor común a todas las víctimas era su pertenencia a un determinado grupo étnico y evidencia que dichos actos fueron cometidos "con la intención de destruir total o parcialmente" a dichos grupos (Artículo ii, párrafo primero de la Convención).

[3] Conclusión 114 del CEH. Junto a las matanzas, que por sí mismas bastaban para eliminar a los grupos definidos como enemigos, efectivos del Ejército o patrulleros cometieron sistemáticamente actos de extrema crueldad, incluyendo torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, cuyo efecto fue aterrorizar a la población y destruir los fundamentos de cohesión social entre sus miembros, en especial cuando se obligaba a que éstos presenciaran o ejecutaran dichos actos.

 

4. Empresarios y reforma fiscal

En la relación con el sector privado organizado, hace cuatro años usted puso en su binomio a un empresario y en esta ocasión nombró a una política, en lo que podría interpretarse como un incremento de su autonomía. Pero en la lista al Congreso, sobretodo del Listado Nacional, hay muchos empresarios de peso. ¿Vamos a ver en un hipotético gobierno suyo a una administración subordinada a los empresarios?

El Partido Patriota ha marcado realmente su independencia. Hace cuatro años, casi arrancando las elecciones, el PP fue el que llevó a una interpelación al ministro de Gobernación (Carlos Vielmann, de la élite empresarial, por el asesinato de los diputados del Parlacen y los policías que supuestamente fueron los asesinos materiales), que desencadenó la renuncia de él.

El Listado Nacional lo encabezan Valentín Gramajo, fundador del partido; Oliverio García, legislador reconocido; el tercero es Pedro Muadi, quien sí ha participado en las cámaras pero también es economista y creemos que es importante tenerlo dentro porque fue una deficiencia de la bancada; las demás no tienen que ver con empresarios. El cuarto es Haroldo Quej; el quinto es Alexander Castillo; el sexto es Ricardo Saravia, que es un político que ha participado y tiene vínculos con el sector privado; el séptimo es Emmanuel Seidner, quien pues también tiene estrechos vínculos o una buena relación con el sector privado (…) Al principio no quería ir al Congreso, pero luego me lo pidió porque dijo que sí le interesaría por la experiencia e ir a conocer y meterse en una carrera política. No podemos decir que tenemos una carga fuerte del sector privado o (que) represente sus intereses. No tenemos compromisos y queremos hacer un gobierno para el pueblo de Guatemala y no para un sector específico.

Para matizar lo que dice, de los 7 del Listado Nacional, 3 son empresarios: Muadi, Saravia y Seidner. Usted ha hablado de la necesidad de una reforma fiscal, pero su bancada, que es la principal de oposición, se ha opuesto sistemáticamente a todo lo que tiene que ver con tema fiscal en esta legislatura. A la ley antievasión, al impuesto a las telefónicas, a la reforma al ISR, a cualquier avance en el tema fiscal.

Cierto.

¿Cómo van a cambiar este discurso en el Congreso después de haber provocado que ésta sea la legislatura más improductiva –con el apoyo de la mediocridad de la bancada oficial-, pero que por su oposición sistemática tenemos un Estado tan cerca de estar quebrado ¿Cómo explicará a los votantes que después de esto ahora sí van a aprobar una reforma fiscal?

Primero quiero decirle que no es nuestra responsabilidad, como bancada de oposición, que no hayan pasado las cosas, es por la ineptitud de la bancada oficial y sus aliadas, que tienen más de 80 votos, que no han podido hacer las cosas consistentemente. Le cuento que nosotros no hemos sido la bancada mayoritaria; nos han pasado la aplanadora de los aliados.

Los que aprobaron el presupuesto actual, desfinanciado, no fuimos nosotros. Fue la bancada de la UNE con sus aliados, que alcanzaron casi 95 votos. Y con esos votos podrían haber hecho las cosas que tenían que hacer, correctamente. Pero aprueban el presupuesto sin fuentes de financiamiento, cuando deberían haber aprobado primero eso y después el presupuesto. No fueron capaces de hacerlo. No quisieron hacerlo. Se brincaron la ley. Ahora nos quieren responsabilizar a nosotros y ellos fueron los que hicieron mal las cosas. ¿Pero qué quieren hacer ahora y en los años anteriores? Meter parches fiscales.

Cada año se quisieron inventar un nuevo impuesto o subir una tasa. Nosotros no estamos de acuerdo y que cada año aprueben algo para que sigan aumentando. Si queremos tener un país con certeza y previsible tenemos que ver que no nos cambien las reglas cada año. Desde el gobierno de Óscar Berger propusimos una iniciativa para que el Pacto Fiscal se convirtiera en ley y no tuvimos el eco ni respuesta en las bancadas por los otros intereses que tienen. Queremos un Pacto Fiscal.

Quiero contarle algo que no salió a luz pública. A principios del año pasado el presidente Colom me habló a mí. Y le quiero decir que yo, consecuente con lo que habíamos dicho… el presidente me dijo que quería hacer una reforma tributaria de largo alcance; y eso es lo que hemos venido proponiendo nosotros. Hagámoslo. Nos vamos a cargar nosotros, desde la oposición, ser parte de eso y lo vamos a apoyar si es una reforma integral y es un pacto fiscal.

Se sentaron el presidente del Congreso, el ministro de Finanzas y un viceministro, y de nuestra parte Roxana Baldetti, Alejandro Sinibaldi y Pavel Centeno. Tuvieron diez reuniones, por dos meses y se llegó a un acuerdo del 95% porque era una reforma con una visión de mediano y largo plazo. Cuando estábamos a punto de llegar, exigimos que se incluyera transparencia, que los gastos de Cohesión Social tuvieran transparencia y se reportaran, y ahí se paró. Ya no avanzamos porque ellos ya no quisieron cuando les hablamos del tema de transparencia. Hemos tenido la voluntad cuando hemos hablado de largo plazo. Lo que no queremos es ser improvisadores. Eso no es para un país que invite a la inversión y la generación de empleo. Desde hace seis años insistimos en lo mismo y ahora que vamos a tener la oportunidad de hacer gobierno, vamos a lograr que esto sea una realidad.

Si bien ha habido inconsistencias en las iniciativas de ley presentadas desde el Ejecutivo, no me puede negar que el PP se ha especializado como oposición en las tácticas de filibusterismo parlamentario para bloquear iniciativas de ley. Y han logrado bloquear desde la aprobación del presupuesto al impuesto a las telefónicas. No se puede pedir sólo al Gobierno que impulse leyes si hay una oposición disciplinada que se propone bloquear con interpelaciones, con tiempos y muchas herramientas, el avance de leyes. ¿Tienen ustedes algún análisis autocrítico de esa oposición que no permitió el avance ni siquiera en el impuesto a las telefónicas que tiene toda América Latina?

Quiero decirle que ese impuesto el mismo gobierno desistió de hacerlo. Y cuando estábamos en eso fue cuando hablamos de una reforma integral y ya le conté por qué no caminó. El Gobierno ha querido echarnos la culpa a nosotros y no están dispuestos, bueno, no estaban porque ahora han querido cambiar la decisión hace dos días porque les empieza a hacer crisis. Ellos lo que tienen es un paquete de aumentar Q2 mil 500 millones en techo presupuestario, donde querían quitar los candados que se pusieron y que ellos habían aprobado.

Les dijimos: separen las cosas, no quitemos los candados y en los préstamos estamos de acuerdo. No tienen necesidad de subir el techo presupuestario. La desesperación del Gobierno era que quería seguir dándole el apoyo a la candidata de ellos. Pero no íbamos a permitir que con el dinero y los impuestos de los guatemaltecos se apoye una candidatura que, además de todo, es ilegal.

En el momento en que ustedes nos digan que no van a subir el techo presupuestario, que no van a quitar los candados, nosotros vamos a aprobar los préstamos, con una condición de que cuando quieran modificarlos, tienen que regresar al Congreso. Hasta antier (sic) lo aceptaron. Van a hacer una iniciativa nueva, porque la que tenían es un solo cuchumbo, un solo paquete. Ahora ya aceptaron y estamos dispuestos a aprobar los préstamos, concientes de que se necesita ese dinero. Que no fue capaz este gobierno de hacer una reforma tributaria y un pacto fiscal y necesitan financiar las cosas que no lograron sacar de otros lados y los vamos a apoyar. Queríamos llegar a este punto. Y bueno, estamos dispuestos a hacerlo.

Usted mencionaba en el foro que ha habido una postura firme del PP en el tema fiscal y que no están improvisando y decía que hay un equipo de trabajo y que el plan de gobierno se ha construido en los últimos tres años. ¿Cómo explicar que el que dirige el plan de gobierno económico de su partido, Emmanuel Seidner, tenga una postura distinta a la suya en el tema fiscal o que no lo tengan claro?

Bueno mire, Seidner no tiene una posición distinta a nosotros. A Seidner le hicieron una entrevista que nosotros criticamos el lunes, durante el comando de campaña el lunes. Criticamos algunas de las respuestas que él dio. Nosotros le dijimos que no puede dar respuestas a título personal. Aquí es una línea que nosotros hemos venido trabajando desde hace mucho tiempo y vamos a seguir sobre esto. En el fondo de las cosas, Seidner está de acuerdo y está en esa lucha.

¿Y sobre las zonas francas?

Sí… ese es el tema que está a discusión y habrá que llegar a un acuerdo y al final vamos a llegar a un acuerdo. Así como él habló de zonas francas porque cree que eso viene a generar oportunidades de empleo, pues otros van a venirnos a decir otras cosas y debemos buscar el gran acuerdo final. Yo lo que puedo decirle es que hemos sido consistentes y vamos a ser consistentes. Hablamos sobre el Pacto Fiscal y vamos sobre esa línea. Esperamos que lo logremos hacer. Hay otros sectores de la sociedad civil afortunadamente están sobre esa línea y están trabajando y nosotros creemos que debería ser aprobado antes de que finalice este año y comience el próximo año fiscal, para que ahí ya entren todas estas modificaciones. 

5. Clientelismo y corrupción

En otra pregunta que quedó en el ambiente del Foro, usted criticaba los Pacures (programa clientelar de votos a cambio de obras) y el clientelismo, pero para llegar al poder reclutaron a algunos de los íconos del clientelismo eferregista como Crespo, Quej, Arévalo. [1]

El clientelismo con el PACUR comenzó con el gobierno de la Gana. Este gobierno lo continuó haciendo negociaciones, proyectos en Comunicaciones y Covial, e hicieron alianzas de intereses personales. Hicimos una oposición férrea a eso. Y en el gobierno seguro no lo van a ver ustedes. Los que me dice llevan un año en la bancada, disciplinados, siguiendo la línea del partido. Las personas que llevamos del FRG son muy institucionalistas y disciplinadas. Han seguido la línea y yo estoy contento de ver el comportamiento que han seguido.

Son políticos (Crespo, Quej, Arévalo) que fueron parte del Comité Ejecutivo Nacional del gobierno clientelar del FRG, que ahora están en la oposición sin tanto acceso al poder, pero su respuesta sería que si el PP llega al poder ellos se disciplinarán para no cometer los actos de corrupción y clientelismo en los que incurrieron hace seis años.

Lo que le diría es que va a encontrar en Arístides Crespo, Haroldo Quej e Iván Arévalo liderazgos fuertes en sus departamentos, no cuestionados, que han mantenido porque han dado respuesta a los ciudadanos. Han repetido en sus distritos porque tienen una buena organización, que han logrado mantener y están cerca de su población y han luchado por darles respuesta intermediando, trayendo a los funcionarios para que los escuchen. Son líderes que han mantenido el contacto y comunicación, que han trabajado. Es lo que encontramos y es lo que usted debería buscar en un departamento. Que hay otros cuestionamientos… ellos tendrán que responder por lo que hicieron anteriormente. Yo voy a responder de lo que hagan en el Partido Patriota.

Usted decía que su gobierno no tendrá clientelismo, pero es clientelismo esta intermediación para obras que puedan ir desde un estadio de fútbol hasta construcciones para familiares o amigos, como el alcalde Arnoldo Medrano, que incorporaron al Patriota. ¿Cómo hacer que un político corrupto y clientelar pase a ser uno popular que entra en el Partido Patriota? ¿Cómo hacen esa transición?

Quiero contarle que fueron procesos para entrar al PP, y que (ellos) son la minoría. Usted me habla de cinco o seis casos de 300. Podríamos tener ahora una bancada de 60 diputados, pero vimos quiénes sí tienen capacidad de liderar su departamento o quienes querían aprovechar la oportunidad. Medrano ha sido un alcalde controversial. Medrano tiene un estilo muy personal para hacer las cosas. Le hemos dicho: “aquí usted tiene que seguir las líneas del partido”, en organización, fiscalización, preparación para el día de las elecciones. Él nos dijo que iba a hacer las cosas como las había hecho y le dijimos que no. Cada vez que me reúno con ellos les digo que para trascender como partido, se tienen que aplicar.

Para cerrar el tema, corríjame si me percepción es equivocada. ¿Entonces un político corrupto arrepentido, si es popular, cabe en el Partido Patriota? ¿O cómo es la fórmula?

(Otto Pérez sonríe) La fórmula que nosotros tenemos es que mantengan liderazgo en su departamento o municipio. Y eso no es fácil, por ejemplo en Chinautla (donde domina Medrano). Hay que ver que tiene cosas buenas para mantener ese liderazgo. Se habla del clientelismo o populismo, pero la gente en Chinautla me cuenta de las respuestas del alcalde a sus comunidades. Ese proceso nos permitió a nosotros hacer el balance para decidir si lo incorporábamos. Estaremos muy cerca de él y le daremos lineamientos.




[1]  Otto Pérez Molina denunció en 2003 a Arístides Crespo por malos manejos cuando dirigía Fonapaz, en tiempos de Alfonso Portillo.

-A A +A
34
Análisis de Plaza Pública
Lunes 25 Jul 2011
El espacio para las mochilas de los estudiantes permanece vacío la mayor parte de tiempo.

1

2

3

Audio Entrevista: