Cerrar

Ir

Pobreza, haraganes y pescados

Brindarles un incentivo (el pescado) a estas familias para que sus hijas vayan a la escuela (aprendan a pescar) genera la posibilidad de romper esa trampa demográfica.
Tipo de Nota: 
Opinión

Pobreza, haraganes y pescados

17 de Mayo de 2012
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Redes-lateral

Una de las frases que más escuchamos cuando se generan programas sociales o proyectos que proveen alguna asistencia a beneficiarios es: «No hay que regalarles el pescado, sino enseñarles a pescar».

Suena muy bien y tiene mucha lógica. Muchas personas la repiten y la creen fervientemente.

Lo que sucede es que muchos de los que la repiten fervientemente aprendieron a pescar mientras alguien les regalaba pescado. Algunos aprendieron a pescar (con licenciaturas, maestrías o doctorados) mientras su familia tuvo la oportunidad de darles el pescado a diario. Frito, a la plancha, a la parrilla o con diferentes tipos de salsas, condimentos y platos complementarios. Así es muy fácil decir ...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a