Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
«No solo, sino que también»
Ir

«No solo, sino que también»

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
7 12 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Cristina se graduó de maestra después de que su padre la llevara a la cabecera departamental. Alquilaron una habitación para que ella pudiera asistir a la escuela normal. Su padre jamás volvió, ni siquiera para realizar los pagos prometidos.

Decidida a alcanzar su sueño, se consiguió un trabajo en una tortillería. La dueña rápidamente notó su agudeza intelectual y le ofreció una esquina para dormir. Así fue como se graduó, sabiendo que no contaba con un hogar adonde volver.

Mamalena, la tía octogenaria, la recibió en su habitación. Nunca se había casado y le hacía falta compañía. Cristina se esforzó y consiguió un empleo como maestra bilingüe en una remota comunidad sin acceso vehicular. Con el tiempo se casó y posteriorme...

Aprender a poner a disposición de los demás nuestro apoyo desde el respeto y con humildad es una de las lecciones más valiosas que he aprendido en comunidades rurales.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a