Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Migrantes atrapados en un mundo ajeno
Ir
Wilmer Contreras, 4, sonríe trás la reja que limita la aduana guatemalteca, en Tecún Umán. Originario de Jocotepeque, viaja con su mamá Brenda / Simone Dalmasso

Migrantes atrapados en un mundo ajeno

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 6 mins

Las imágenes de dos niñas saltando del muro de Trump, y caer gravemente lesionadas, no puede dejar de conmover a cualquier espectador mínimamente sensible. Tres días después, otra niña guatemalteca muere por deshidratación al ser movilizada por la guardia fronteriza, y otro menor fallece en un hospital después de haber sido asegurado por las autoridades migratorias estadounidenses. Después de un impacto inicial, las noticias de quedarán subsumidas en las arenas desérticas de la frontera. No obstante, la magnitud de la tragedia, la compasión no es el sentimiento más común y, menos aún, la comprensión del fenómeno y sus significados. La respuesta se reparte en una gama que constituye una vergüenza humana, en la que la indiferencia o la fugacidad de la impresión domina el espacio mental colectivo.

Es importante reconocer que, en países receptores de personas migrantes, como en Estados Unidos y en algunos de Europa, existe alguna fuerza solidaria que, lamentablemente, tiende a debilitarse.  Las razones de esto último son múltiples; transcurren entre una preocupación comprensible, aunque poco informada, por la visualización de la “invasión” de caravanas (en USA) o la frecuente carga de embarcaciones que surcan el Mediterráneo hacia las costas europeas, hasta el más abominable de los...

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a