La Oración

Una monja guatemalteca relató un incidente descrito por un patrullero civil, que ocurrió en Tabil, Quiché, dos meses después del golpe de 1983. Después, el mismo patrullero confirmó los siguientes datos:

“En noviembre de 1983, un hombre, a quien conozco bien, me vino a ver. Estaba llorando, estaba muy molesto. Me dijo que el ejército había llegado a su aldea y había presentado a cinco hombres de la misma aldea a la gente de ahí. Eran prisioneros. Los aldeanos conocían a los hombres, eran sus vecinos. El comandante les dijo que ellos eran guerrilleros y la patrulla civil debía decidir qué hacer con ellos: los podían matar —ese era su problema— o los podían dejar ir. Los militares dijeron que iban a regresar para ver qué decisión habían tomado”.

“La patrulla civil no sabía qué hacer. ‘¿Cómo vamos a matar a gente inocente?’, se acongojaron. Estaban muy molestos porque sabían que sus vecinos no eran guerrilleros. Todo ese tiempo, mientras decidían qué hacer, los cinco hombres estaban parados ahí, al lado de ellos, y escuchaban. La mayoría de patrulleros eran catequistas y decidieron orar a Dios para que les dijera qué hacer. Todos empezaron a orar, los patrulleros y los condenados también. Tomaron una decisión comunitaria de matar a los prisioneros porque, ‘si nosotros no los matamos, ellos van a regresar y a masacrar a toda la aldea, y las mujeres y los niños van a morir también’. Ya habían experimentado las matanzas del ejército”.

“Les dijeron a los prisioneros que los iban a matar, no porque creyeran que fueran guerrilleros, sino simplemente para evitar una masacre. Les pidieron a los condenados que los perdonaran por lo que estaban a punto de hacer, y le pidieron perdón a Dios también, por tener que tomar esa terrible decisión”.

“Todos en la aldea se formaron y abrazaron a los condenados para despedirse de sus compañeros y les pidieron perdón. Les pidieron a los hombres que comprendieran que lo hacían por el bien de la aldea, y que era mejor que muriesen cinco que toda la comunidad después. Uno de los cinco, el vecino del hombre que me contó esto, le pidió que ‘por favor cuidara a su viuda y a sus hijos, para que no murieran de hambre y que por favor cuidara sus siembras y ayudara a las viudas a cosechar el maíz’”.

“Los hombres les dispararon a los cinco prisioneros. Para su sorpresa, el ejército llegó momentos después del asesinato; se habían escondido en un lugar cercano para ver qué hacía la gente. Ese día, había cinco nuevas viudas y 18 huérfanos en esa comunidad”.

*Jean-Marie Simon vivió y trabajó en Guatemala entre 1980 y 1988. Documentó el conflicto, tanto en el área urbana como en la rural. Sobre todo en la región ixil, en donde realizó la mayor parte de su proyecto. Se considera que en ese lugar ocurrió genocidio, delito por el cual se realiza el juicio contra José Efraín Ríos Montt y José Rodríguez Sánchez.

Las fotografías publicadas en esta galería son parte del libro Eterna Primavera, Eterna Tiranía, y está disponible en Casa Cervantes, zona 1 y en Sophos, Plaza Fontabella, zona 10. Se puede ver de forma digital en www.primavera-tirania.com

Otras fotogalerías
    • Luis Mendez Salinas. Si algún día nos haremos luces.
    • La ventana en la pared constituye el acceso al basurero de La Verbena. El muro separa la vida de los mineros del resto del mundo.
    • El Maracaná.
    • Familiares y amigos lloraron la partida de Rosa María Zarco Lorenzana y Carlos Enrique Juracán Sacuj.
    • El espacio para las mochilas de los estudiantes permanece vacío la mayor parte de tiempo.
    • El 1 de marzo de 2012 se originó La Puya, organización comunitaria que, en medio de la carretera, se ha mantenido en resistencia pacífica en contra del proyecto minero El Tambor.
    • En doce tomos está distribuido el informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico.
    • El presidente Otto Pérez Molina entregó un cheque por 6 millones 550 mil quetzales a las familias de los seis hombres muertos y los demás heridos en la cumbre de Alaska.

Añadir nuevo comentario