Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Había una vez un río
Ir

Había una vez un río

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Y dan una explicación científica perfectamente razonable: la materia orgánica del vertido aumentó la “demanda bioquímica de oxígeno”. En otras palabras, el material que llegó al río consumió todo el oxígeno disponible para los peces, y estos murieron sofocados.
“Entramos unos 20 metros por el arroyo donde supuestamente se originó la contaminación, pero el olor era demasiado fétido. Un olor a desechos, o más bien a desagüe”, recuerda el gobernador del Petén.
Miles de peces murieron y algunas tortugas en el río La Pasión en uno de los peores ecocidios registrados en Guatemala.
Los comunitarios dependen del río La Pasión para subsistir. De ahí muchos obtienen su alimento básico y agua para sus actividades cotidianas (beber, bañarse, lavar la ropa…).
Los pobladores de varias comunidades de Sayaxché, consternados, sacaron decenas de peces que flotaban a lo largo del río. Muchos de ellos nunca habían visto algunas de las especies que murieron.
Cientos de pescadores han tenido que parar su actividad, pese a que dependen de la pesca para su economía y su dieta diaria.
Un comunitario enseña los daños a la cosecha de maíz a causa de la plantación de palma africana. La empresa se ubica atrás del cerro.
La empresa Repsa no quiso responder a los señalamientos que le responsabilizan por la contaminación del río.
Algunas de las lagunas de Repsa donde llegan los desechos que produce su planta procesadora. Estas se rebalsaron y su contenido llegó al río.
Un quinel construído por Repsa conecta con el rio La Pasión. De ahí extraían, y retornaban, agua del río que se visualiza al fondo.
Miles de hectáreas de palma africana se visualizan a lo largo de la carretera de El Petén.
Dos bolsas con agua y una caja con Incaparina recibieron las familias de las comunidades por parte del Estado para sobrellevar la crisis causada por la prohibición de usar el río.
Pobladores de Sayaxché exigen justicia. Un total de 23 especies de peces fueron afectadas, de las cuales cinco están en peligro de extinction. Otros animales que se alimentan de peces también sufren las consecuencias.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 17 mins

Esta es la trágica historia de cómo miles de peces aparecieron muertos de un día para otro en el río La Pasión. Repsa, una importante empresa palmera, es la principal sospechosa.

En el río, a la altura de Champerico, el 9 de junio pasado, Elmer Ponce, reportero del noticiario local “El informante petenero”, no se podía creer lo que veía: Acarreados por la lenta corriente, miles y miles de peces flotaban sin vida. Alevines diminutos y peces tan grandes nunca vistos yacían sobre un lecho líquido, con el vientre hacia arriba y los ojos desorbitados. El olor era insoportable.

Según los caprichos de la corriente y los meandros del río, los peces bajaban sueltos o se...

Autor
Autor
aa