Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Espiritualidad naturalista
Ir

Espiritualidad naturalista

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
18 01 13

Tiempo aproximado de lectura: 7 mins

“En algunos aspectos la ciencia ha superado ampliamente a la religión en lo que a provocar asombro se refiere. ¿Cómo es posible que casi ninguna religión importante haya analizado la ciencia y concluido: «¡Esto es mejor de lo que habíamos pensado! El universo es mucho más grande de lo que decían nuestros profetas, más preeminente, más sutil, más elegante. Dios tiene que ser aún más grande de lo que habíamos soñado.»? En lugar de eso, exclaman: «¡No, no y no! Mi Dios es un Dios pequeño, y quiero que siga siéndolo.» Una religión, antigua o nueva, que subrayara la magnificencia del universo como la ha revelado la ciencia moderna, podría ser capaz de levantar reservas en la reverencia y el temor apenas intuidas por los credos convencionales. Tarde o temprano deberá surgir una religión así.” —Carl Sagan.

No es ningún secreto que la mayoría de habitantes del planeta tienen una concepción dualista del mundo. Es decir, creen en la existencia de un mundo natural con átomos, moléculas, químicos y cosas mortales, y otro sobrenatural habitado por almas, espíritus, lo "divino" y otros fenómenos sobrenaturales; de un plano material y otro "espiritual."

Esto ha tenido un efecto muy particular en la forma en la que la humanidad comprende la "espiritualidad"—así, entre comillas, a falta de un mejo...

¿De verdad es necesario creer en cosas poco probables sobre la naturaleza del Universo para encontrarle sentido a nuestras vidas; para sentir algún tipo de asombro, de reverencia, de una conexión “espiritual” con todo lo que nos rodea?
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor ...
Autor
a
a