Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El amor te jode la vida
Ir

El amor te jode la vida

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Es simple: uno aprende de lo que vive. Los pobres más pobres de Centroamérica se montan a La Bestia, el tren de carga que corta México de sur a norte, y donde a muchas las violarán y a muchos los asesinarán. Los que tienen dinero, se montan a los aviones. Ingrid cruzó México como un migrante de clase media:juntó siete mil dólares para ganarse el derecho de clavar el trasero en tres autos y llegar, con documentos, hasta la capital de Estados Unidos.
Hablar de la gente es más difícil que eso: las historias se repiten tanto que parecen ya una sola. Otra vez: lo que se repite se normaliza. Nos acostumbramos a la brutalidad.
Ilustración Dénnys Mejía
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 40 mins

Se llama Edgar Alexander Nufio Villanueva, es de Esquipulas, en el oriente de Guatemala. Es joven, decidido: a los veintitrés años, la vida queda adelante. Con su tía, Orfilia Mélita Hernández Aquino, veintiséis, de las planicies de Champas Corrientes que miran al Caribe, cruzó México en tren y carro para animársele a la frontera del río Bravo y al desierto bestial.

Se llama Edgar Alexander Nufio Villanueva y junto a Orfilia Mélita Hernández Aquino acabó detenido en un lugar de Texas llamado Falfurrias, setenta y siete millas en línea recta al norte de la frontera con México y de la salvación, treinta y siete días al norte de casa.

“Encontramos unos jabalíes y encontramos ropa, zapatos y, en algunas ocasiones, huesos”, dirá Edgar tiempo después, en abril de 2013, en una carta a su tía Ingrid, hermana de Orfilia. Edgar escribe en frases acuchillada...

Autor
Autor
a
a