Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Alejandro Maldonado: el anticomunista prudente
Ir

Alejandro Maldonado: el anticomunista prudente

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Conservador empedernido, debe su longeva carrera a su capacidad para no chocar de frente con nadie, y mucho menos con los que sostienen cuotas de poder. “Es un político muy hábil, muy inteligente. Pero es bandera: apunta adonde sopla el viento”.
“Fácil resulta reprochar al MLN la oración sacada de contexto de su líder, “somos el partido de la violencia organizada”, sin querer tomar en cuenta que si, según este, habían sido leones, no iban a convertirse en corderos”, escribe Maldonado en el libro de sus memorias.
Alejandro Maldonado Aguirre en el Congreso de la República el día en que fue juramentado como Vicepresidente de Guatemala.
El entonces presidente Otto Pérez Molina y su gabinete de gobierno en la presentación de Maldonado Aguirre como vicepresidente.
El jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en la presentación oficial de Alejandro Maldonado como el nuevo vicepresidente de Guatemala.
El presidente del Congreso de la República coloca la banda presidencial a Alejandro Maldonado Aguirre.
El nuevo presidente de Guatemala, Alejandro Maldonado Aguirre, luego de su investidura en el Palacio Legislativo.
Miembros del ejército brindan honores al nuevo presidente Alejandro Maldonado Aguirre.
Alejandro Maldonado Aguirre durante su visita al monseñor Oscar Julio Vian.
El presidente Alejandro Maldonado Aguirre en la juramentación de nuevos ministros. Lo acompaña el vicepresidente Juan Alfonso Fuentes Soria.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 24 mins

El recién nombrado presidente de Guatemala, Alejandro Maldonado Aguirre, es un auténtico sobreviviente de la política. Su larga carrera, que inicia en las juventudes anticomunistas que complotan contra Jacobo Árbenz, lo retrata como un hombre hábil, cauteloso, que ha sabido poner el sistema político a su favor y ponerse a favor del sistema.

Un niño de seis años pasa al pizarrón y dibuja un garabato. Sus compañeritos intentan adivinar: “Es un pájaro”, “es un árbol”, “es un nido”. No, dice el niño, es el escudo nacional. La maestra, entusiasmada, le pregunta.

—¿Qué quiere ser cuando sea grande?

—¡Presidente de la República! —exclama sin titubear el pequeño.

Más de siete décadas después, tras una vida persiguiendo este sueño elusivo, Alejandro Maldonado Aguirre por fin se ha puesto la banda blanquiazul.

...

Autor
Autor
a
a