Archivo
Blog Roberto Wagner
Martes, 1 Noviembre, 2011 - 00:21

Mucho se ha escrito sobre la elección de Guatemala al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas como miembro no permanente. Algunos se han enfocado en identificar y felicitar a quienes consideran responsables por este logro. Otros han cuestionado precisamente esta elección como logro y más bien han sido críticos de la misma. Lo importante es reconocer que ya hemos sido electos y ahora debemos apoyar a la cancillería para lograr los mayores beneficios posibles para el país en los próximos tres años.

1 Comentarios
Lunes, 7 Noviembre, 2011 - 22:23

Estos eslóganes reflejan el carácter de las contiendas electorales en el país, que cada vez son más superficiales, siendo esta última la peor en cuanto a propuestas y la más cara en cuanto a publicidad. Pero la elección hecha está y como titulo esta columna, a golpe dado… no hay quite.

1 Comentarios
Martes, 15 Noviembre, 2011 - 00:20

Este último se enfoca en los rasgos personales y la trayectoria académica y profesional de aquel que toma las decisiones. El grado de influencia que puede tener este factor en el diseño de la política exterior será crucial en el éxito o no de la misma.

Desconozco de un nombramiento, o al menos no recuerdo uno que haya estado libre de críticas. Los casos de Harold Caballeros y Francisco Villagrán no son la excepción.

3 Comentarios
Martes, 22 Noviembre, 2011 - 00:10

No existen “supermanes” ni “mujeres maravillas” que puedan sacar adelante las dependencias bajo su control por sí mismos, cuales llaneros solitarios. Rodearse de personas adecuadas es fundamental. Esta sería la primera tarea de los futuros ministros, la segunda es conocer el presupuesto que tendrán disponible para trabajar. Ambas tareas serán complicadas particularmente para el Ministerio de Relaciones Exteriores tomando en cuenta nuestra participación en el Consejo de Seguridad.

2 Comentarios
Lunes, 28 Noviembre, 2011 - 23:43

Al igual que la Conferencia en Copenhague en el 2009, Durban lleva todas las de fracasar.  Las razones de dicho fracaso serán nuevamente las mismas que han mantenido estancadas las disposiciones del Protocolo de Kyoto de 1997. El mundo fue dividido en dos hace 14 años: los países más industrializados como los principales emisores de GEI conformaron el Anexo A y los países en vías de desarrollo el Anexo B. Sobre los primeros recayó el grueso de la responsabilidad para reducir los GEI.

1 Comentarios