Archivo
Blog Martín Rodríguez
Lunes, 12 Septiembre, 2011 - 17:16

Regresemos en el tiempo. La Guatemala de la Revolución de Octubre, de Juan José Arévalo, apoyó al pueblo judío en su anhelo de un Estado soberano, Israel. Cabildeó en Latinoamérica para evitar votos en contra para la propuesta de la creación de dos Estados en los territorios palestinos, con una capital conjunta, Jerusalén. No lo aceptaron los árabes y empezaron las guerras, y han muerto diez palestino por cada israelí asesinado. Y no es algo natural ese odio. En el imperio otomano, judíos y árabes –primos al fin de cuentas– no se llevaban mal.

3 Comentarios