Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Sepur Zarco: los primeros acusados a prisión
Ir

Sepur Zarco: los primeros acusados a prisión

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Las mujeres fueron obligadas a cocinar y lavar, sin recibir pago alguno, además de ser violadas en las instalaciones del destacamento.
“Los cuerpos de una mujer y dos niñas, junto a dos calzoncitos, fueron encontradas a la orilla del río Rojquipur durante una exhumación de 2001”, explica la fiscal Pineda.
Esteelmer Reyes y Heriberto Valdez, fueron llevado a prisión preventiva, luego de ser acusados de asesinato, desaparición forzada y deberes contra la humanidad.
El juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, envió a prisión preventiva a Esteelmer Reyes y Heriberto Valdez, acusados de asesinato, desaparición forzada y deberes contra la humanidad.
Varias mujeres de diferentes comunidades indígenas llegaron a la audiencia para respaldar a las mujeres Q'eqchi'.
Esteelmer Reyes se declaró inocente. Reyes, quien dirigía el destacamento de Sepur Zarco de 1982 a 1983, fue acusado de asesinato por la muerte de Dominga Coc y sus dos hijas menores de edad.
Heriberto Valdez, quien fungía como oficial, fue vinculado por la desaparición forzada de un grupo de campesinos, realizada el 25 de agosto de 1982, que pretendían establecer la legalidad de sus tierras.
Al menos 15 mujeres Q'eqchi' denunciaron haber sido sometidas a esclavitud por medio de turnos organizados por los soldados en el destacamento de Sepur Zarco.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 9 mins

Un exteniente y un excomisionado militar fueron ligados a proceso penal y enviadas a prisión preventiva por el Juez de Primera Instancia Penal de Mayor Riesgo. Son acusados de dirigir y organizar el destacamento militar de Sepur Zarco, el cual fue utilizado durante la guerra como centro de esclavitud sexual de casi 20 mujeres q’eqchíes, por miembros del Ejército guatemalteco.

Hace dos años, 15 mujeres q’eqchíes se atrevieron a hablar de su pasado. Un pasado poco agradable, incómodo, de dolor. “Fue muy triste lo que yo viví”, decían ante el juez de Primera Instancia Penal de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, al recordar que 30 años atrás, habían sufrido abusos físicos y sexuales por parte miembros del ejército de Guatemala.

Ante el juez, en su natal idioma q’eqchí y c...

Autor
Autor
a
a